Gonzalo De Feliche (@GonzaDeFeliche)

De raíz iraní, nació en Viena y se crió en Coquimbo. Alí Manuel Manouchehri Moghadam Kasham Lobos es un jugador peculiar por naturaleza. La combinación de etnias, la mixtura cultural y su mezcolanza racial colorean su descendencia, atraviesan su vida y matizarán su linaje.

Pudo haber elegido jugar para cualquier selección de los tres diferentes continentes. Surgido de Coquimbo, apareció como uno de los grandes talentos de la renovación chilena y se decidió por La Roja. Símbolo de una campaña histórica del Aurinegro, es miembro de la generación dorada que coronó a Chile como potencia continental, Manouchehri revela testimonios de su amplia trayectoria en sus cortos 30 años.

Su pasado, su presente y sus metas a futuro forman parte de un reportaje interesante desde todo punto de vista.

A continuación sus frases más destacadas:

Austríaco de nacimiento, iraní de sangre y chileno de corazón, ¿Qué podes decir de la mezcla cultural de tu familia?

Es muy interesante para mí. Soy chileno de corazón, es el país que me ha dado todo en la vida, pero haber nacido en Austria y tener sangre iraní por mi padre me llena de orgullo. Son dos países llenos de una rica historia y cultura.

Esa campaña con Coquimbo donde fueron subcampeones fue magnífica, ¿cuál es el recuerdo de ese torneo, donde eras muy joven?

Era un sueño para mí defender los colores del club de mis amores. Cuando empecé a jugar y logramos llegar a esa final, no lo podía creer. Aún me duele no haber logrado el título. Éramos un grupo de jóvenes coquimbanos junto a grandes jugadores de experiencia. Fue una gran mezcla que nos permitió hacer sentir orgullosos a la gente del puerto.

Pocos jugadores llegan desde Coquimbo hasta la Selección, ¿cómo fue la reacción a ese llamado?

Es algo que todo jugador sueña. Me sentía orgulloso de venir de un club como Coquimbo y estar entre grandes jugadores.



Cuando te convocaron, ¿qué te dijeron Nelson Acosta y tus compañeros?

Han pasado muchos años, pero siempre recuerdo a Nelson con mucho afecto. Los jugadores con más experiencia me trataron muy bien y entre ellos estaba un amigo de hoy en día, como lo es Luis Fuentes.

Qué pasó después, porqué no hubo chances en equipos grandes de Chile o de Europa?

Las oportunidades para equipos grandes en esos años estuvieron pero no se concretaron y preferí aprovechar la opción que tenía en ese momento de Europa (Levante de España). Quizás no fue lo mejor, pero no me arrepiento de las decisiones que tomé.

Las grandes figuras de este Chile bicampeón de América son de tu generación, ¿qué podes decir de ellos?

Con algunos de ellos tuve la oportunidad de estar en algunas nóminas cuando éramos más jóvenes y me siento orgulloso de ver cómo han conseguido entregarle a Chile tantas cosas.

Es tu segunda experiencia en España (actualmente juega en Caudal), qué ha cambiado en vos de aquel año en Levante a este presente?

Personal y deportivamente me siento mucho más maduro. Creo que en la vida como en el fútbol, los años no pasan en vano. A pesar de que recién tengo 30 años, me siento un jugador con mucha experiencia.

¿En algún momento te tentaron para jugar con la Selección de Irán?


En 2013 firmé contrato con un club de la Primera División de Irán y me llamaron a una reunión en las instalaciones de la selección. Ahí me comentaron que seguían mi carrera. Lamentablemente aún venía con molestias de una lesión en mi rodilla y tuve que volver a Chile a terminar la recuperación. Quién sabe si el fútbol me lleva de nuevo al país de mi padre.

Publicar un comentario