Por: John Requena (@johnrzb)


Michael Bradley, Tim Howard, DaMarcus Beasley, Carlos Bocanegra, Clint Dempsey, Jozy Altidore, entre otros futbolistas; han sido parte de este programa que ha llevado a jóvenes talentosos al fútbol profesional.
La Generación Adidas, es una empresa conjunta entre la MLS y adidas, dedicada al desarrollo del talento nacional en los Estados Unidos. Hasta 2005 el acuerdo era con Nike y se conocía como Project-40.
La liga cada año contrata a diversos jugadores que hacen vida en las universidades y academias, para que sean elegibles en el SuperDraft y puedan jugar profesionalmente. Así mismo, este programa le ofrece una contribución monetaria al jugador en caso de que desee regresar a los estudios en el futuro. El salario de un jugador de la Generación Adidas no entra en el tope salarial de un club.

Cabe resaltar, que los jugadores miembros de la Generación Adidas no específicamente deben ser estadounidenses. Son válidas todas las nacionalidades, solo es necesario formar parte de alguna universidad o academia de fútbol en el país norteamericano.
El delantero Clint Dempsey, en 2004, fue escogido por New England Revolution procedente del Furman Paladins (de la Universidad de Furman, Carolina del Sur). Otro claro ejemplo, es el capitán de la Selección Estadounidense, Michael Bradley. En 2004 llegó al futbol profesional con 16 años, fue escogido en el SuperDraft por el MetroStars (actual New York Red Bulls) procedente de la IMG Bradenton Academics de Florida. El novato del año en 2015, Cyle Larin (canadiense), también bajo el contrato de la Generación Adidas, fue contactado por Orlando City en el SuperDraft de ese año, procedente de Connecticut Huskies (de la Universidad de Connecticut).

Así como ellos, ha habido muchos casos a lo largo del tiempo. Este programa sigue con el objetivo de formar a futuras estrellas de la MLS, para así llevar al futbol estadounidense a otro nivel, así como también exportando jóvenes promesas al fútbol mundial.


La Copa de la Generación Adidas es el torneo juvenil anual de la Major League Soccer para los equipos de la U-17 de las academias. Compitiendo ante clubes internacionales para probar a las academias contra la oposición extranjera. Este torneo también tiene el objetivo de ser un trampolín en el juego profesional para los mejores prospectos.
A estas cosas se debe el alto nivel de competencia en las universidades de Estados Unidos. La organización y la inversión que se le está dando a las ligas menores cada vez es más importante, haciéndose notorio el esfuerzo que hacen los gerentes, en busca de impulsar el fútbol norteamericano.

Publicar un comentario