Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

La vida es difícil de descifrar. Nadie sabe cuál es su futuro. Sin embargo, el ser humano tiene una herramienta muy importante: la imaginación, en la cual piensa cómo puede ser el mañana de uno mismo o el de los demás. En el fútbol pasa muy seguido; ya que el aficionado fantasea con el destino de cualquier futbolista. James es un ejemplo.

Otra de las cosas fascinantes de la vida es que aunque hay personas que se separan, casi siempre se vuelven a unir. Hay un alto porcentaje, sobre todo individuos con química. Hoy, Carlo Ancelotti y James Rodríguez se vuelven a juntar después de dos años.

El aficionado del fútbol intentó descifrar el destino de James; pero muy pocos acertaron con el reencuentro con Ancelotti.
En el Real Madrid de las 22 victorias seguidas, Ancelotti logró potenciar las condiciones de James Rodríguez, donde, con un rol secundario, se convirtió en un futbolista clave, en la posición de interior izquierdo en un 4-3-3, en el cual generó espacios a través de la creación (por su calidad en el último pase) y su movilidad (por su libertad total). Se convirtió en uno de los mejores centrocampistas del mundo.

Sin embargo, después, con Benítez y Zidane, James cumplió un rol más de suplente y cuando tuvo la oportunidad de ser titular, no demostró mucho; ya que los interiores (sobre todo con la BBC de inicio), con estos dos entrenadores, realizaron un trabajo más de mantener la estructura y ahí James sufre, porque él es un futbolista de movilidad.

No es una necesidad de jugar en un equipo que mantiene control y posesión o un equipo vertical; sino jugar en un plantel que acepten una sala de máquinas.
James llegará al Bayern para reencontrarse con Ancelotti; pero es difícil descifrar qué rol cumplirá el colombiano, si como centrocampista o algo más ofensivo. Aunque todo parece indicar que no tendrá un papel en el medio, ya que el conjunto alemán cuenta con Thiago, Vidal, Rudy y Tolisso.

Cuando hablamos de sistemas lo hacemos para ubicarnos, al final de cuentas son simplemente números telefónicos; ya que el fútbol es muy cambiante y dinámico, pero puede existir una o varias explicaciones sobre cómo puede ser el rol de James en el Bayern. Un futbolista versátil que puede entrar en un 4-3-3 (como interior), 4-2-3-1 (como media punta) o 4-3-2-1 (como interior o media punta).


Sin embargo, el colombiano puede ejercer un rol de extremo (en un 4-3-3 o cualquier otro sistema), donde, en la banda derecha, queda encarado a su papel de lanzador, porque posee un guante en la pierna izquierda muy preciso para buscar las cabezas de Robert Lewandowski y Thomas Müller. Una herramienta que le da la posibilidad de habilitar y convertirse en un arma ofensiva muy potente.

El Bayern está diseñado para sacar más la calidad de los centrocampistas que para extremos.
En el Bayern, James tiene todo para atacar y generar los espacios (detrás de un punta y entre dos hombre de banda) que explotó en su mejor temporada con el Real Madrid, con Ancelotti. Buscar un rol con libertad total para moverse por delante del balón en muchas zonas.

James es un centrocampista muy centrado a un rol ofensivo. Su conducción, su pausa, su pase es para atacar. No tanto para controlar o para gestionar, como lo exigía el Real Madrid de Zidane. Él es más de crear y finalizar; ya que su enfoque es la asistencia y el gol.

James, en el Bayern, con un rol más importante, debe mezclar su determinación con un fútbol más de gestión y posesión. No solo enfocado en los números. Aspirar a algo más.
La aspiración de Ancelotti con James debe ser darle un rol de mega estrella. El colombiano tiene la posibilidad de ser uno de los mejores futbolistas del mundo. El Bayern ficha a una variante ofensiva distinta: un crack, de Champions, de élite para ganar títulos.

Publicar un comentario