Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

El fútbol, un escenario que nos contiene durante noventa minutos, donde se observa detenidamente a veintidós futbolistas como si se tratase de superhéroes; ya que, por un momento, uno olvida que también son personas, con familia y amigos. Y que cada uno tiene una historia diferente, unas mejores y otras peores. Nadie es perfecto en la vida, ni por estar jugando un deporte.

Darwin González posee una historia de vida algo difícil. Creció en el barrio Caña Fístula de Calabozo, donde perdió a cuatro de sus siete hermanos. Le tocó enfrentar una situación violenta por culpa de su círculo familiar; pero no importó y siguió enfocado en su deseo: el fútbol. Trabajó duro, insistió y consiguió brillar en la Copa Venezuela 2014 con Arroceros de Calabozo, donde alcanzó las semifinales. Y logró el salto a Deportivo La Guaira, en el cual se destacó en reiterados partidos, en la liga local y también en la Copa Sudamericana (2016).

Su mejor fútbol lo desarrolla en la banda, donde se caracteriza por ser un extremo con dos funciones: atacar el espacio (con ayuda de su movilidad y velocidad logra romper la línea defensiva de su rival para recibir y crear una oportunidad) y fabricar una zona libre (con su técnica simple consigue desequilibrar ya sea conduciendo de afuera hacia adentro o desbordando, con su cambio de ritmo, hasta línea de fondo). Es un futbolista atrevido, eléctrico, encarador, pero sobre todo luchador, no deja un balón por perdido. Además, tiene algo especial, la habilidad de conducir, disparar, pasar y recibir el balón con la derecha y la izquierda. Imposible saber cuál es su pie natural.

Posee un amplio margen de mejora en su determinación y técnica; pero su carácter de luchar colabora para que realice acciones con peligro. Además, ese espíritu de batallador lo utiliza para ayudar defensivamente a su equipo; aunque no tenga unas brillantes condiciones para anticipar, cortar y robar.
Dejó a un lado ese círculo oscuro y se creó uno con una luz brillante, donde luchar por perseguir deseos y sueños es importante. Cumplió una nueva meta, partir hacia un nuevo fútbol: el argentino, con Club Atlético Patronato.


Publicar un comentario