Juan Pablo Martínez (@JuampiMartinezz)

El Nacional B, segunda división del fútbol argentino, tuvo éste sábado 8 de Julio (Fecha 42), a su nuevo campeón. Se trata de Asociación Atlética Argentinos Juniors. A falta de 4 fechas, el equipo que tiene en el cargo de Director técnico a Gabriel Heinze, demostró estar a la altura de la categoría, y más aún, soñar con pelear la Primera División del fútbol argentino en la temporada que se avecina.

Argentinos Juniors es un equipo con un juego atómico. Utiliza la táctica 4-3-3 con estrategias de juego variadas. Una estrategia defensiva al estilo de contención, reteniendo al rival de en mitad de cancha sin dar espacio, pero sin el juego brusco de la fuerte presión, y una estrategia ofensiva neutral. Dando así un juego con capacidad de atacar en los espacios reducidos y siempre buscar la ofensiva cuando se tiene el balón sin la necesidad del apoyo de los laterales. La táctica del pelotazo largo, la más utilizada, desde los volantes creadores hacia los delanteros extremos. El club de la Paternal, logró realizar sus estrategias en sus encuentros, lo que le permitió ser protagonista en los mismos.

Cabe destacar la influencia del director técnico, Gabriel Heinze, que utilizó en sus alineaciones titulares 5 jugadores que fueron nacidos en la institución de La Paternal. También así las estrategias de juego nombradas anteriormente. Un equipo que tal vez en ciertos encuentros no se le dieron los resultados pero aun así su juego siempre fue superior al del rival.



ACTITUD es lo que se necesita en los jugadores para lograr los máximos compromisos. Así no podemos no nombrar al centrodelantero Francisco Fydriszewski (13) y su compañero de tridente Braian Romero (13) y también,  pero no con tanta cantidad de conversiones, Javier Cabrera (4). Entre éstos, conviertieron 30 goles hasta la fecha número 42. En la que matemáticamente se convierten en campeones.

JUEGO es lo que se necesita en el fútbol de los jugadores para lograr los máximos compromisos. Nombrando así a Ivan Colman, Esteban Rolón y Alexis Mac Allister. Éste último, y Colman, fueron los encargados de la ofensividad partiendo desde la contención.

Uno imagina al equipo en mesa como uno posesivo de mucho toque. Sin embargo, los volantes que se encargaron de la ofensividad nombrados anteriormente, buscaban una posesión ofensiva. Pasando la pelota siempre hacia delante incluso sin espacios, incluyendo como se nombró antes, el pelotazo largo, las divididas, y pases filtrados entre líneas. Pero un juego, no es un juego sin un pilar. Donde se destaca el nombrado anteriormente, Esteban Rolón. Éste mediocampista defensivo con un estilo de preferencia rústico se destacó en todos los encuentros, recuperando permanentemente el balón y jugando automáticamente el mismo a sus compañeros en de mediocampo. Tanto fue así que llamó mucho la atención en los clubes de la primera división.


Todas estas promesas, tanto en lo individual de cada jugador y en lo colectivo como equipo, prometen una fuerte pelea en la próxima temporada de la primera división.

Publicar un comentario