Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Continúa la “tradición” de ver un país sudamericano en una final de un Mundial Sub-20. Hecho que ocurre desde el 2001. En esta ocasión, puede ser Uruguay (como en el 2013) o Venezuela.

Uruguay y Venezuela se enfrentaron en dos ocasiones en el Sudamericano Sub-20 del 2017, donde el primer encuentro terminó en empate (0-0) y el segundo concluyó con victoria (0-3) para los venezolanos. Los uruguayos clasificaron en el primer lugar para la cita mundialista; mientras que, la Vinotinto finalizó de tercero.

No es una casualidad de que Uruguay y Venezuela se encuentren en las semifinales del Mundial Sub-20; ya que son dos de las selecciones que más se prepararon para llegar a competir en éste torneo y en el Sudamericano. Uruguay desde octubre del 2015 y Venezuela, aproximadamente, a partir de agosto del 2015. Además, ambos países cuentan con una generación de futbolistas muy prometedora. La cuestión es, ¿qué puntos debe atacar cada selección para superar a su rival?

¿Cómo Venezuela debe jugarle a Uruguay?

1. Presión en la salida. Controlar el rombo Mele-Rogel-Bueno-Valverde en la salida del balón uruguayo debe ser la clave. Se puede conseguir con una presión alta que, prácticamente, ahogue.

Fede Valverde es la brújula de Uruguay. Es quien dicta cómo se mueve su equipo. Se coloca entre los centrales para dirigir la salida de balón. Venezuela debe, sobre todo, controlarlo a él. Si posee libertad, puede instalar a su selección en campo contrario, principalmente, buscando/consiguiendo a Bentancur (futbolista que bajo presión ofrece poco fútbol), quien es su socio.

Sin embargo, Uruguay es una selección con muchísima movilidad, que, cuando Valverde no tiene libertad para ejercer la salida de balón, Bentancur, Benavidez, Canobbio o Waller pueden cumplir esa función, colocándose entre los dos centrales.

2. Neutralizar a Nicolás De La Cruz. Uno de los mejores futbolistas del Sudamericano Sub-20 2017 y una de las mayores promesas del fútbol uruguayo. El capitán de Uruguay es fundamental para el juego colectivo de su selección, le da sentido en 3/4 de cancha, sobre todo a la movilidad de Schiaccapasse. Venezuela debe controlar los típicos movimientos de afuera hacia adentro de De La Cruz.

Yangel Herrera, quizás, podrá ser el hombre clave, para realizar una marca casi personal con Nicolás De La Cruz; aunque, por la movilidad del uruguayo, Yangel tendrá que coordinarse con sus laterales (Ronald Hernández y Eduin Quero).

3. Acciones individuales contra defensa posicional. Uruguay es una selección ordenada defensivamente, que sabe cómo cerrar líneas. Ahí Venezuela necesita sus jugadores desequilibrantes, como Córdova, Peña, Peñaranda o Soteldo, para generar espacios.

4. Contraataque. Aunque son una selección ordenada. Uruguay sufre en el retroceso defensivo. Ahí Venezuela debe aprovechar con su futbolistas rápidos (Córdova, Peña, Peñaranda o Soteldo) y atacar los espacios.

En el Sudamericano Sub-20, Venezuela consiguió ganarle 0-3 (los dos últimos goles de penal) a Uruguay por fabricar jugadas al contragolpe, los dos primeros por robo más salir jugando rápido y el último es un contraataque letal dirigido por Soteldo.

5. Calma y precisión en la circulación de balón. Como Uruguay sabe cómo cerrarse en defensa posicional, Venezuela debe circular y manejar de manera muy precisa el balón, porque los uruguayos tienen un gran sentido de la orientación. Aquí Ronaldo Lucena y Yangel Herrera deben destacar, para ofrecer tranquilidad; ya que, si lo consiguen, pueden hacer mucho daño.

6.  Jugadas a balón parado. Ronaldo Lucena tiene un pie derecho privilegiado. Sabe cómo colocar un centro preciso o pegarle al arco con intención de peligro. Además, Venezuela cuenta con muy buenos cabeceadores, como Josua Mejías, Nahuel Ferraresi, Sergio Córdova, Ronaldo Peña, Yangel Herrera y más.

¿Cómo Uruguay debe jugarle a Venezuela?

1. Controlar las segundas jugadas. Cuando la salida de balón de Venezuela es en largo y aérea, Venezuela cuenta con tres pivoteadores: Córdova (1,88 m), Peña (1,85 m) y Peñaranda (1,83 m) – sobre todo los dos últimos –. Es una jugada que a los venezolanos le sale constantemente, donde consiguen ganar segundos balones, para que Soteldo o cualquiera de los tres anteriormente mencionados (Córdova, Peña, Peñaranda) pueda recibir y atacar espacios. Ahí, los uruguayos tienen que neutralizar, con la intención de ganar en alto con Agustín Rogel (1,90 m), Federico Valverde (1,83 m) y Santiago Bueno (1,89 m).

2. Atacar por fuera. Venezuela posee un cuadrado fuerte, que es complicado superar. La figura geométrica la conforman los dos centrales (Nahuel Ferraresi y Josua Mejías, quien jugará por el suspendido Williams Velásquez) y los dos pivotes (Ronaldo Lucena y Yangel Herrera). Uruguay debe intentar evitar atacar por dentro y pretender colocar a sus laterales (José Luis Rodríguez y Mathias Olivera) a la altura de los delanteros.

3. Abrir el campo. Para conseguir el punto anterior, se debe encontrar, en campo contrario, a Federico Valverde o Rodrigo Bentancur, quienes son futbolistas que logran ampliar el fútbol de su selección, para conseguir a sus laterales en posiciones adelantadas.

4. Presión en la salida. Presión en alto que, prácticamente, asfixie, para no dejar conducir a sus centrales o dejar que logran tocar, con el objetivo que no consigan hacer el pase largo con precisión para sus pivoteadores o si tocan en corto, que Ronaldo Lucena y Yangel Herrera reciban de espaldas al arco.

5.  Fabricarle espacios a Schiappacasse. Aquí es fundamental un futbolista: Nicolás De La Cruz, quien es el jugador que mejor fabrica espacios en la selección uruguaya. Tipo creativo y con gran visión.

6. Atacar rápido y preciso. Venezuela es la selección más ordenada sin balón del Mundial Sub-20. Se arreglan defensivamente de manera muy rápida. Entonces, Uruguay debe verticalizar (clave: Valverde), prácticamente, de manera exacta para conseguir, sobre todo a Nicolás De La Cruz, para que le fabrique espacios a Schiappacasse.



Publicar un comentario