Miguel Peña (@Migueltals)

En el fútbol como en la vida hay que aprender a tener liderazgo alguno, ser el cabecilla de un grupo que jóvenes que hizo soñar a todo país tiene un nombre, el más aclamado en un estadio Olímpico por lo que lograron en Corea del Sur 2017 tiene un valor importante: ser el líder.

Como lo explica Julian Mantle en el libro “Las 8 claves de liderazgo del monje que vendió su Ferrari” que un entrenador debe ser un líder y que el liderazgo se gana con respeto y con cariño.

Existe algo fundamental en la premiación y precisamente no es monetaria, es el del afecto, el de aprecio, el estar orgulloso de cada jugador, y así lo dejaba saber Rafael Dudamel en cada rueda de prensa, que cada día se sentía más orgulloso de sus jugadores.

Rafael Dudamel los motivaba –junto al Coach Jeremías-. En cada momento se podría observar que el DT decía: “Vamos muchachos, estamos haciendo el juego que queremos, sigamos así y vamos a la final” y algo que es fundamental cuando dijo: “Sé que llevábamos tiempo fuera de casa, pero esto es por Venezuela”, haciendo referencia a los días previos que tenía la selección concentrada.

“Estoy muy orgulloso de ustedes” así alababa Rafael a sus jugadores, ¿Qué mejor manera que motivar alabando? ¿Recibiendo cariño?, ninguna, el cariño es fundamental en el día a día.

En zona mixta luego de que Venezuela perdiera la final en Suwon frente a Inglaterra, Ronaldo Peña se expresó ante las cámaras de DirecTV Sports y dijo: “Él es un padre, una magnifica persona, es el padre de todos, ha sido fundamental para todos nosotros” haciendo referencia al liderazgo que tenía Rafael Dudamel en el vestuario vinotinto.

Que un jugador que dejaste fuera de una Copa del mundo (Emiratos árabes 2013 u17) se exprese así de él, lo deja muy bien parado, en su momento Rafael tuvo que corregir a Ronaldo Peña y no lo pensó, el castigo fue duro, pero de mucha enseñanza para el nativo de Acarigua.

Un entrenador de categorías formativas debe tener actitudes de padre y hasta de madre, tener a jóvenes de corta edad fuera de su hogar no es fácil, pero Rafael Dudamel cumplió completamente, dejó claro lo que podrían ser, dosificó el grupo, los hizo creer, los motivó, los alabó y sobre todo le dio el cariño que ellos podrían necesitar.

Publicar un comentario