Por Ezequiel Ini (@inik62)

Mis amigos suelen molestarme a diario. Me provocan agarrándose de mi fanatismo por River. Callan en mis victorias y obviamente me hacen no querer revisar mis mensajes cuando a River no le va tan bien. Hay que aclarar que ninguno de ellos es hincha del club de la Ribera, pero claro, sin esa cuota macabra de diversión a costa del otro, no habría amistad.

Durante los últimos años, mis amigos no tuvieron mucha suerte en esta materia. Cada momento de angustia (o de diversión, según desde donde se lo mire) fue contestado con alegrías, cortesía de Marcelo Gallardo. Esta semana, dada la consagración por parte de los primos, fue claramente la excepción.

Tengo que admitir que por mucho que me molestaron las constantes “cargadas”, cada mensaje fue contestado por un “la primer semana de Julio me vas a ver por Fox Sports”, haciendo alusión al partido que deberá disputar próximamente River Plate contra Guaraní, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. También hubo uno que otro “nosotros tenemos 35 torneos locales y ellos 26”, lo que lograba anular de alguna manera cualquier comentario al respecto por parte de ellos.

Duró poco el mal trago y mi cabeza solo estaba puesta en ganarle a Aldosivi, lo que nos dejaría al borde de asegurarnos la clasificación a la Libertadores 2018. Claro, todo esto sucedió antes de que se desencadenara una serie de eventos dignos de un libreto escrito por el más maldito de los primos de Tarantino.

Transcurría con total normalidad la tarde del miércoles y estaba a la espera del partido contra Aldosivi, cuando me llega un mensaje: “Lucas Martínez Quarta habría dado positivo en un control antidoping por Copa Libertadores”. Antes de enterarme que la sustancia culpable de tal anomalía era un diurético pensé: “Algo raro tiene que haber acá. Un joven del quien no se conocía ni la cara hace 6 meses y por quien hoy se relamen los gigantes europeos, no puede ser tan bruto como para arruinarse la carrera de esta forma”.

Se decía que el jugador iba a ser desafectado del partido y con un comunicado de prensa, el club anunciaba que harían un descargo y una contraprueba en 20 días para desestimar cualquier posibilidad de sanción para el jugador o el club. También circulaba la versión de que el jugador estaba suspendido provisoriamente de todo tipo de competiciones, pero la realidad es que Martínez Quarta no solo fue titular ante el tiburón marplatense, sino que también fue el autor del único gol del partido, con el que el conjunto millonario se clasificaría a la edición 2018 de la Libertadores.

Hay que mencionar que el laboratorio donde se analizaron las pruebas de este jugador, había sido recientemente clausurado por problemas de contaminación. “Listo” pensé, “todo se va resolver y, a lo sumo, no podremos contar con él para el partido contra Guaraní” y logré al fin conciliar el sueño. Lejos estaba mi pensamiento de la realidad.

“Camilo Mayada, otro doping positivo para River” titulaban los noticieros argentinos la tarde del Jueves. “¡¿Qué?!” me dije a mi mismo. Antes de poder tomarle una fotografía a la televisión, el titulo había cambiado. “Sebastián Driussi, tercer caso de doping positivo”. “¡¿Cómo?!”. Ahí sí, la tranquilidad de mi tarde se vio interrumpida por la catarata de mensajes de amigos, conocidos y familiares que comentaban sobre el tema. Nervios, incertidumbre y dolor de estómago.



Se especuló luego con una versión de que habrían 7 jugadores en total que presentaron anomalías en sus pruebas de control antidoping, pero la realidad es que solo Mayada y Martínez Quarta fueron informados y provisoriamente suspendidos por la Conmebol. Desmintiendo esta información, el club sacó otro comunicado donde reafirmaban sus argumentos del porqué de esta situación.

Circulan varias versiones sobre lo ocurrido y me vi obligado a recopilar los datos y las suposiciones que hacen dudar de que todo esta sea solo pura coincidencia:



- Algunos dicen que las anomalías en los controles antidopings fueron resultado de una partida contaminada de un compuesto multivitamínico que toman los jugadores de River, donde las cantidades de diurético fueron adulteradas. Según dicen, River habría cambiado de proveedor de este compuesto en el mes de Mayo.

- El consumo del compuesto multivitamínico fue de carácter OPCIONAL, lo que podría explicar porque Joaquín Arzura y Luciano Lollo (compañeros de antidoping de Martínez Quarta y Mayada respectivamente) no arrojaron ningún tipo de anomalía durante el control.

- Algo muy curioso, es que de los 7 jugadores que supuestamente fallaron en el control de la copa, ninguno se vio afectado por los controles del torneo local, de los partidos que se disputaron cerca de las fechas de los partidos por copa. A esta información, hay que agregarle que los análisis de las muestras de estos controles, fueron efectuados en los laboratorios de la universidad UCLA en E.E.U.U., laboratorios que recientemente fueron clausurados y desvinculados de la Conmebol por presentar contaminación en algunas de sus muestras.

- Los antecedentes marcan que de no ser culpa de los jugadores ni del club, la suspensión provisoria de los jugadores podría ser levantada en aproximadamente un mes. Esto, porque la misma organización debe llevar las contrapruebas y los supuestos medicamentos culpables a Alemania, para ser analizados en laboratorios de dicho país. Desde el cuerpo de médicos de la Conmebol aseguran que estos son los plazos estimados y que de demostrarse la inocencia de los jugadores y el cuerpo médico de River, el club no sería sancionado y los jugadores no serían suspendidos.

- Aunque el club haya desmentido la versión de que Sebastián Driussi también falló un control, se dice que en las próximas horas River y el jugador serán comunicados por la Conmebol acerca del caso del delantero. Lo curioso es que de ser cierto, los tres jugadores de River habrán fallado el control en tres partidos distintos y contra tres rivales diferentes, lo que da indicios de que el consumo de este complejo era algo normal y sin mala fe.

- El lunes 26 de Junio, River hará su descargo en la Conmebol, donde argumentará, entre otras cosas, que no fue un acto de mala fe, que no se trató de sacar ventaja deportiva y que en fin, todo fue culpa de una contaminación. Lo cierto es que el tema levantará aún más sospechas porque se habla tanto de la contaminación de pruebas en los laboratorios, como de que la partida del medicamento estuvo contaminada.

- Este viernes 23 de Junio, Marcelo Gallardo y el médico del plantel, Pedro Hansing, darán una conferencia de prensa para explicar todo lo relacionado con este tema y dictar cuáles serán los pasos a seguir ante la difícil situación que atraviesa el conjunto millonario.

- Lo que vaya a suceder en las próximas horas con este tema, es una incógnita. ¿Habrá sido culpa de los médicos de River? ¿De los laboratorios? ¿De los jugadores? ¿De la empresa que fabrica los medicamentos? ¿Serán sancionados los jugadores o el club? ¿Podrán los jugadores afectados estar en el partido de ida contra Guaraní? Nadie sabe.

- Pero hay algo que sí sé. Este equipo se acostumbró a las paradas difíciles. Dio la cara cuando hasta nosotros mismos nos dábamos por muertos. Nos enseñó a creer.

Al hincha de River quiero decirle lo siguiente: se van a decir muchas cosas. Nos van a tratar de voltear de cualquier manera, pero nosotros somos River y tenemos con que salir adelante, pase lo que pase.


Y por último, si algún amigo mío está leyendo esto: aprovechen, no vaya a ser cosa que en Noviembre me vean festejando una copa nuevamente y tengan que volver a esa cueva donde estuvieron estos últimos años.

Publicar un comentario