Por: Antony González (@AGSports_)

Marcelo Nicolás Lodeiro Benítez nació en Paysandú, Uruguay, el 21 de marzo del año 1989. Hablando de sus condiciones, el charrúa puede jugar tanto de enganche como volante derecho e izquierdo. Actualmente forma parte de la plantilla del Seattle Sounders de la MLS. Es de esos futbolistas un poco lentos con los pies, pero muy rápidos con la cabeza. Un jugador muy inteligente dentro de la cancha.

Nicolás comenzó jugando en el club Barrio Obrero y en el Atlético Bella Vista de la ciudad de Paysandú, donde es originario. Pasó un tiempo y salió campeón con la selección de su ciudad y alguien de Nacional se interésó en él. Lo querían para sus juveniles. Encantado, al igual que su familia –porque son hinchas de Nacional–, fueron a Salto, una ciudad más arriba de Paysandú y le fue muy bien. Quedó en el club de sus amores. Terminó debutando en la máxima categoría del fútbol uruguayo el 19 de agosto de 2007 frente del Fénix, donde pactaron 1-1. Lo llevaron poco a poco, siguió ganando confianza y el 1 de diciembre del mismo año logró su primer gol como profesional en contra del Club Atlético Progreso.

Pasaron los años y su titularidad en Nacional fue firme, siendo un jugador importante para lograr el campeonato uruguayo en la temporada 2008-2009, haciendo una excelente participación en la Copa Libertadores 2009. Fueron eliminados en las semifinales. Anotó su primer gol en el clásico del fútbol uruguayo el 6 de diciembre de 2009, en un partido que finalizó 3-0. Con Nacional culminó una gran etapa marcando 15 goles y dando 7 asistencias en 53 partidos. 

Siendo catalogado como una perla, fue convocado para disputar el Sudamericano Sub-20, acompañado de jugadores como Gastón Ramírez, Abel Hernández o Sebastián Coates. Nico, capitán y creador de esa Selección, fue el responsable de manejar el juego charrúa. En la fase de grupos alcanzaron un paso perfecto: 4 victorias en 4 partidos. En la fase final terminaron clasificados al Mundial de Egipto. En dicho torneo fueron eliminados en 8vos por la Brasil de Giuliano, Alex Teixeira y Alan Kardec.


Su buena actuación en Egipto, lo llevó a Holanda, específicamente al FC Ajax, el cual pagó 4.500.000$, una cifra en aquel entonces muy alta para un jugador uruguayo tan joven. Llegó para pelearse el puesto con un tal Christian Eriksen. La adaptación fue buena, ya que compartía vestuario con sus compatriotas Luis Suárez y Bruno Silva. El primer partido con el club de la capital holandesa fue el 7 de febrero de 2010, enfrentándose al FC Twente. Fue convocado para el Mundial de Sudáfrica 2010, pero se lesionó el quinto metatarsiano derecho, lo que ocasionó que no participara en ningún juego de la temporada 2010-2011. Reapareció el 26 de agosto, entrando de cambio por Eriksen. Con el club holandés, consiguió 19 apariciones anotando dos veces en la Eredivisie y una en la Liga de Campeones contra Dinamo Zagreb.

El club en ese momento dirigido por Frank de Boer quiso renovarlo, pero Nicolás no amplió el contrato porque quería volver cerca de su país para disfrutar de mejor forma el fútbol.

Después de ser declarado agente libre, Lodeiro decidió ir a Rio de Janeiro, para demostrar su clase en el Botafogo, donde se juntó con su paisano Sebastián Abreu y de igual forma con la leyenda Clarence Seedorf. Allí se volvió a ver al Nicolás Lodeiro de siempre, destacando en la Taca de Río, ganando el Balón de Oro y colíder goleador de la competición. Se escuchó que el AC Milán se interesó en él.

Tras ese buen paso en Botafogo, continuó en Brasil, pero con el Corinthians. Con el “Timao” tuvo un paso fugaz. Logró jugar menos de 20 partidos, sin marcar ningún gol y dar 3 asistencias.

En esos momentos, Boca Juniors urgía de un enganche y contrataron a Nicolás Lodeiro por 5.500.000$. Se acopló muy bien. Dueño de la pelota parada, rápidamente llegó a ser una pieza clave en el conjunto xeneize. Marcó en contra de River Plate en el Superclásico para darle la victoria 1-0 en El Monumental. En Argentina participó en 44 partidos, anotando 9 goles y asistiendo 11 veces. Se fue de la provincia La Boca como un ídolo. Ganaría la Copa Argentina 2014-2015 y el Torneo Primera División 2015. En la Copa Libertadores 2016, quedaría eliminado por el Independiente del Valle, una serie en donde fallaría un penal, tras un excelente año –posiblemente el mejor de su carrera– saldría a Estados Unidos.

Después de unirse a Seattle de Boca Juniors, el 27 de julio en medio de un cambio de entrenador y la baja de la mitad de la temporada, Lodeiro –fue contratado como jugador franquicia–. Irrumpió en la escena de la MLS durante el cambio de finales de la temporada de Sounders FC, liderando el club para el primer título de la Copa MLS. El uruguayo registró cuatro goles y ocho asistencias en 13 apariciones en la temporada regular. Después de hacer su debut en la MLS en un empate 1-1 contra el LA Galaxy el 31 de julio, el mediocampista de 27 años registró una racha de ocho apariciones con un gol o asistencia, incluyendo un par de dos asistencias contra Orlando City SC (7 de agosto) y en Portland Timbers (28 de agosto). Mientras que también agregó un gol y una asistencia contra el Real Salt Lake (14 de agosto). 

Lodeiro fue elegido como el Jugador Etihad Airways de la MLS del mes de agosto después de registrar dos goles y seis asistencias en el mes, llevando al Seattle Sounders FC a un récord de 3-1-1. En las eliminatorias de la Copa MLS 2016, Lodeiro se convirtió en el máximo goleador de la postemporada de todos los tiempos, después de marcar cuatro goles, todos en un período de tres partidos. También anotó el gol ganador del partido en la primera etapa del Campeonato de la Conferencia Oeste contra Colorado, y convirtió su disparo en la tanda de penaltis contra Toronto en la final de la Copa MLS, el propio DT de Seattle, Brian Schmetzer, reconoció que llegaron a la final gracias al rioplatense. En la temporada actual, tiene al Sounders en la posición 8° de la Conferencia Oeste, a un punto de la zona de playoffs. El nacido en Paysandú ostenta 3 goles y 5 asistencias en 16 presentaciones.


Desde 2009, Lodeiro ha sido parte de la Selección Nacional de Uruguay, ganando 48 partidos y anotando tres goles. En 2010, fue parte del equipo de la Copa Mundial de la FIFA que cayó a los Países Bajos en la Ronda Semifinal del torneo. Al año siguiente, Lodeiro y Uruguay consiguieron la Copa América 2011. Lodeiro representó a su nación en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres antes de hacer otra Copa Mundial de la FIFA con Uruguay en Brasil en 2014. Recientemente representó a su nación en la Copa América Centenario 2016 en Estados Unidos.

Va a pasar mucho tiempo para que salga otro enganche uruguayo de la calidad de Nicolás Lodeiro o Diego Forlán. Durante su estadía en Boca, tuvo el domingo perfecto, papá por la mañana y héroe por la noche. Fue un día perfecto porque Lodeiro por la mañana sintió cómo el mundo se rendía a sus pies por el nacimiento de su hijo Leandro y por la tarde se recibió de héroe cuando el Monumental se sacudió ante su bombazo de zurda. "Le quiero mandar un beso a Micaela, mi mujer, y a mi bebé, Leandro, que nació hoy. La verdad es que vino con un pan bajo el brazo". Comentó al final del partido.


Lodeiro suele decir que todo lo que es se debe a todo lo que le enseñó su papá Alfonso, que falleció hace algunos años. Suele emocionarse cuando lo recuerda. Isabel, su mamá, es quien lo mima cuando va a su pueblo. Nada parece casual en su vida. Él no olvida y nunca olvidará del club Barrio Obrero, donde pateó su primera pelota.

Publicar un comentario