Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Nacido en la ciudad de Montevideo (Uruguay) hace casi ya 19 años, Federico Valverde demuestra en el campo que es un futbolista con muchísimas virtudes, que para la corta edad que tiene, entiende y lee de manera excepcional el juego. Y forma parte de la generación del futuro de futbolistas uruguayos. Su nombre hay que recordarlo, porque será un crack de Champions y Mundial.

Si se observa un partido por momentos, donde Federico Valverde esté jugando. No vamos a poder descifrar qué posición juega principalmente (según la planificación del juego); ya que es un futbolista con movilidad, que abarca una gran cantidad del campo, en el que puede pisar zonas como la de zaguero, de mediocentro, de interior o de mediapunta. Un jugador polifuncional. Se multiplica.

Sin embargo, su evolución como futbolista lo está convirtiendo en un mediocentro, el famoso “5”. Y es lógico, porque almacena la calidad y el carácter necesario para ser el director de la orquesta de su equipo. Además, posee una gran técnica para cortar y robar el balón.

Puede ser organizador, puede ser llegador y puede ser “quitador”. Es un futbolista con una técnica fina y elegante, con un gran golpeo para buscar portería desde lejos y para conseguir a sus compañeros más alejados (cambio de orientación).

Debutó en la Copa Libertadores con Peñarol, destacó en la Champions juvenil con el Real Madrid y brilló en el Mundial Sub-20 con Uruguay. Federico Valverde tiene un futuro muy prometedor.

Publicar un comentario