Foto: Clarín.
Por: Vanesa Doretti (@VanesaDoretti)

Con la chance de consagrarse truncada, River visitaba a Colón para revalidar la clasificación a la Copa Libertadores del próximo año y el local quería confirmar su participación en la Sudamericana. Cabe mencionar que Marcelo Gallardo presentó un equipo alternativo, con cinco cambios, sin Maidana (distensión), Martínez Quarta (suspendido provisionalmente por la Conmebol), Driussi (transferido al Zenit de Rusia), Ponzio ni Fernández (les dio descanso por acumulación de partidos, pensando en la presente edición de la Libertadores). De esta forma, perdía peso en todas sus líneas y se notaron las ausencias.

Al comienzo del primer tiempo, se disputaron la mitad de la cancha y Colón empezó con más ímpetu. Tanto Silva como Bernardi se movían por el sector de Casco, ante las subidas del lateral, generando revuelo. En una oportunidad, Silva estorbó por la banda izquierda, zafó de las marcas, se la pasaron entre los volantes y le cayó a Bastía quien lanzó un centro preciso para el 9 que la mandó al área.

La banda derecha de Colón (izquierda de River) libre.
El Millonario tuvo muchos desacoples defensivos, lo que hizo lucir a su arquero. Sus defensores estuvieron erráticos y perdían la pelota en lugares claves. River, a esa altura, tampoco podía manejar un sector crucial como lo es el mediocampo y finalizando el tercer cuarto, Colón ejecutó presión alta, incomodando la salida del visitante queriendo sacar partido de las imprecisiones del Millonario.


Vera presiona a Montiel, que se la da a Rossi, y éste opta por un pase atrás con el arquero, sintiendo la presencia a sus espaldas de Leguizamón que da una zancada hasta el área para complicar al arquero.

Se fueron al descanso sin sacarse ventaja, pero el Sabalero dejaba una mejor imagen, incluso tuvo oportunidades más claras. Durante los primeros minutos del complemento, Colón siguió presionando arriba y Bernardi molestando por derecha. No había control del mediocampo, por lo tanto el balón iba de un lado hacia otro. Pero con el correr de los minutos, el visitante fue ganando terreno y Colón desistiendo de la presión. En la primera etapa fue un equipo más corto que en la segunda.

Huecos libres en el mediocampo.

El ingreso de Ignacio Fernández le cambió la cara a River, quien fue teniendo más peso en la mitad de la cancha y a partir de eso, empezó a tener verticalidad luego de tomar la pelota en ese sector. El jugador más destacado del Millonario fue el Pity Martínez, que en esta etapa atacó mayormente por el sector izquierdo. Pese a lo descrito, le faltó mayor profundidad en los metros finales para quebrar el cero. De esta manera, igualaron sin goles y ambos cumplieron el objetivo. River, de clasificar a la Libertadores 2018, siendo subcampeón, y el Sabalero de entrar a la Sudamericana.

Publicar un comentario