Roberts Alcubilla (@Roberts_Eduardo)

El jueves 22 de junio se jugó el partido que más atractivo ofrecía en estas primeras de cambio de la Copa Confederaciones, y vaya que no defraudó. Las selecciones de Alemania y Chile disputaron un verdadero choque de equipazos donde las dos querían hacerse con el control del balón y a partir de allí establecerse en campo contrario.

Así formaron Alemania y Chile, respectivamente

Tácticamente fue un juego precioso, sin embargo el primer tiempo fue claramente superior el combinado sudamericano, teniendo muchas más ocasiones de gol y sobre todo, no dándole oportunidad a la campeona del mundo de salir con pelota limpia. Los chilenos hicieron un marcaje individual sobre la estructura germana, emparejándose Vidal con el líbero Mustafi y saltando a por Ter Stegen cuando la regresaban,  Alexis con el central izquierdo y lo mismo con Edu Vargas en el derecho. Lo mismo sucedía en el centro del campo, con lo cual al equipo vestido de blanco pocas veces logró salir con claridad a través de juntar en una zona, atraer rivales y cambiar al hombre libre del lado contrario.


Fue en la presión donde Chile logró anotar su único gol del encuentro, gracias a la presión de Vidal sobre Mustafi, el defensor se equivoca verticalizando hacia el mediocentro, lográndolo interceptar el jugador del Bayern, juntándose con Sánchez y éste definió con su pierna izquierda.

Véase como presiona de manera individual Chile. Vidal abandona a Mustafi para ir a por Ter Stegen.

Fue una constante en el partido. Alemania no aprovechaba este tipo de marcaje haciendo escalonamientos y fijaciones a la espalda de la primer línea de presión, así que facilitó mucho el trabajo a los sudamericanos, lo que obligó muchas veces a lanzar un balón directo a los delanteros, pero al no estar bien ubicados para esta situación generalmente terminaba la posesión de nuevo para la roja.

En ataque organizado los chilenos atacaron mucho por la banda izquierda, donde aparecía Beansejeaur hasta linea de fondo y con muchas ayudas de Alexis mas las caídas a banda de Vidal. Chile proyectaba a sus laterales de manera simultánea, el mediocentro Díaz siempre se quedaba vigilante de cualquier transicion y los dos interiores con muchas llegadas de segunda línea mas Vidal, con lo cual muchas veces se llegaron a ver 7 jugadores rojos en campo contrario, siempre de manera escalonada con Vidal como hombre libre a todo lo ancho.


Chile atacando luego de haber girado a Alemania.

La selección alemana de vez en cuando lograría salir de la presión, tanto a través de un buen mecanismo de la salida como buscando un balón largo para dejarles de cara a los volantes. Precisamente saliendo desde el fondo lograrían el gol del empate con un fallo en la llegada de las marcas por parte del conjunto rival.

El segundo tiempo comenzó distinto, Alemania lograba salir con la pelota limpia, logrando así asentarse mejor en campo contrario y a la hora de la pérdida, generalmente estaban bien distribuidos para hacer la presión tras pérdida de manera efectiva, otras veces era mal ejecutada y se generaban bastantes transiciones peligrosas por parte de los chilenos.

La campeona del mundo aprovechó una de las grandes desventajas de defender en 1-4-3-3 como lo hacía la Roja, y era el espacio libre a las espaldas de los interiores. Estas parcelas de terreno generalmente estaban desocupadas sobre todo en las transiciones, mientras que en ataque organizado simplemente era cuestión de hacer bascular al rival a través de la pelota varias veces hasta encontrar al hombre libre en ese lugar, a partir de allí, solo quedaba acelerar a portería con el equipo totalmente girado.


Obsérvese cómo Aranguiz, Díaz y Hernández son superados con un pase vertical al delantero que con un movimiento saca su central de sitio y quedan de frente a portería y con superioridad numérica.

Otro problema pronunciado que tuvo la bicampeona de América y que debe resolver para el porvenir del torneo es su salida de balón; tienden a hacerlo con pelota dominada, sin embargo el mediocentro Marcelo Díaz pocas veces hace una correcta lectura de hacia dónde debe ir en función de dónde está el balón y los espacios, tapando muchas veces líneas de pase y llegando a estorbar junto con el interior, que en reiteradas ocasiones se colocaban en paralelo, eliminando así muchos posibles receptores y facilitando la presión.

Finalmente el partido culminó con 1-1 en el marcador. Alemania terminó siendo superior y pudo haberse llevado los 3 pts., fueron de menos a más, siendo muy superado por Chile en la primera mitad.  Ambas escuadras se confirman como serias candidatas a llevarse el trofeo junto con Portugal y México. Veremos cual logra imponerse.

Publicar un comentario