Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Nacido en la ciudad de La Plata hace ya 19 años, Juan Marcos Foyth demuestra en cada minuto que permanece en el campo sus peculiares condiciones para jugar al fútbol que lo convierten en un central especial, con un futuro sin techo.
 
Juan Foyth irrumpió en el primer equipo de Estudiantes de La Plata – jugó 4 de 7 partidos después del Sudamericano Sub-20 2017 – como lo hacen los futbolistas predestinados a hacer algo más que abarcar. Aquellos señalados a tener un futuro en la élite, porque su perfil como futbolista así lo indica; pero, ¿qué condiciones destaca?

1.   Salida de balón. En sus años de formación, creció siendo enganche, después pasó para el mediocampo. En esas posiciones, aprendió y desarrolló su espectacular técnica.


La salida de balón es una fase fundamental para él, donde su objetivo es instalar a su equipo en campo contrario, en conducción o con un pase. Además es una gran opción para reiniciar el juego.


Foyth es un futbolista tranquilo con una enorme inteligencia e intuición. Sabe en qué momento salir jugando; pero, por momentos, la ambición puede más con él y falla. Cree en sus condiciones. Es un punto que puede mejorar, porque se encuentra todavía en su etapa formativa.


2.   Lectura. Es un central con inteligencia táctica para entender dónde debe estar ubicado. Un futbolista observador, que siempre está alerta al rival, con la intención de anticipar y cortar para recuperar y así salir jugando para su equipo. 


3.   Uno contra uno. Pertenece a esa sección de centrales que enfrenta cada uno contra uno como un reto. Posee paciencia, robo y velocidad para llegar a desafiar estos duelos. Su mente no piensa en la manera de mejorar la estabilidad de su equipo; sino de cara a dificultar el hacer del tipo que le ataca. Esta acción le transforma en un futbolista de muchísima presencia en los partidos. 


4.   Confianza. Futbolista que cree en sus condiciones. No duda. Siempre está con la cabeza en alta. Y cuando no tiene el balón, da la sensación de que está pensando en qué pase puede dar si la pelota llega a sus pies. Un central con autoridad, carácter y personalidad.

Foyth vive aún su etapa formativa, donde sigue desarrollando cada uno de sus atributos y acosa aquellas propiedades que todavía no potencia. Con los años, va a aprender a cuándo, cómo y dónde realizar ciertas acciones, para no vender tácticamente a su equipo. Su futuro es prometedor. Sin duda alguna, será el futuro central de la absoluta de Argentina. 

Publicar un comentario