Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Vanuatu no es el mejor rival para analizar a Venezuela; ya que es una selección con un nivel no tan alto, que permite facilidades, sobre todo espacios para jugar. Sin embargo, la Vinotinto sigue haciendo soñar a los venezolanos con su gran idea futbolística.

El poco público permitió que se escucharan varios gritos de Rafael Dudamel. Algunos como, “toque, toque” o “presiónalo, presiónalo”. Estos mensajes del técnico venezolano son cosas que nos permite ver el juego de la Vinotinto Sub-20. Una selección que tiene sus ideas claras. Y, ¿cuáles son estos propósitos?

1. Presión. Punto muy claro. Cualquiera que vea otra vez el partido contra Vanuatu, se puede dar cuenta en los primeros minutos; ya que lo primero que busca Venezuela es anticipar y presionar a su rival, con la intención de controlar y dominar el ritmo del juego. Como contra Alemania, la idea es complicar la salida y dar pocas opciones en el primer pase.

2.  Pausa. Y aquí muchos dudan, porque lo que más se observa son los pases largos en búsqueda de ganar segundos balones con el pivoteo y/o potencia de sus atacantes. Sin embargo, no siempre se juega así. Venezuela, en ocasiones, en la salida del balón, puede jugar por debajo, ya que cuenta con dos centrales técnicos como Ferraresi y Velásquez. Y además de eso, hay un concepto muy marcado, que es atacar los espacios y para eso se busca la calma, para decidir con mayor inteligencia, lo demuestran con futbolistas como Ronaldo Lucena, Ronaldo Peña, Yangel Herrera, Yeferson Soteldo…

3. Mentalidad. Competitiva y ganadora. Y es fácil de notar, con el partido resuelto, Dudamel siguió buscando intensidad y ordenando al equipo. Quieren ganar para demostrar su calidad y para dejar el nombre de su país en alto. Se divierten. Están capacitados para mucho.

4. Colectivo. Se trabaja con intensidad, con la idea de “atacamos juntos y defendemos juntos”. Y se nota en todos los futbolistas, sobre todo en Ronaldo Lucena y Sergio Córdova, quienes están siendo los futbolistas más implicados colectivamente.  

Venezuela consigue su clasificación a los octavos de final del Mundial Sub-20, como en el 2009. Y sigue demostrando la gran generación que posee y manifestando poco a poco un muy buen fútbol, consiguiendo el respeto de numerosas personas.  

Publicar un comentario