Sin su capitán, Ruben, ni Colman, el Canalla venció a Aldosivi por 2-0. Analizamos el encuentro y los puntos altos y bajos en La Pizarra del DT.

Foto: Baires
Por: Vanesa Doretti (@VanesaDoretti)

Se dio lo que se suponía en la previa: la victoria del local, que venía de una buena racha y consiguió la cuarta al hilo; mientras que su contrincante profundizó la crisis con cinco derrotas consecutivas, peligrando el promedio. De cualquier manera, consideremos los detalles.

Durante el primer tiempo, Central tuvo el dominio territorial, pero no supo plasmarlo en el marcador. Fue en equipo vertical, logró ser corto los primeros 30 minutos, con los centrales parados en el mediocampo rival; avanzó mayormente por la banda izquierda con Carrizo y Ferrari (en lugar de Villagra que salió por bajos rendimientos). Tuvo algunas chances para romper la igualdad.


Central parado en campo rival, con los zagueros en el círculo central. Aldosivi agazapado (en azul).

Aldosivi, por su parte, se replegó y sus delanteros presionaban para robar la pelota y buscar el contragolpe. Fueron un bloque sólido y al local le costaba penetrar la defensa. Los 15’ finales de la primera etapa salió del fondo, producto de que pudo “ganar” el mediocampo, aunque tuvo tan sólo una jugada clara con un cabezazo de Penco. El Canalla fue ampliando la distancia de las líneas.

En el segundo tiempo, la tenencia fue compartida; los marplatenses más ofensivos, pero no supieron aprovechar el mal retroceso del local y pudieron acercarse muy poco al arco. El Ruso Rodríguez no tuvo trabajo.

Tanto el retroceso como el hecho de quedar abierto en el mediocampo son cuestiones que Central debe resolver. Montero es consciente de ello, sabe que es primordial en lo defensivo, pero en el medio ha manifestado, en otra oportunidad, que prefiere perder en ese sector, perder arriesgando que no esperando al rival. También es cierto que siendo endeble en ese lugar, los delanteros quedan mano a mano con los zagueros y se desequilibra el equipo.

No obstante, debemos mencionar los aciertos del técnico. Uno de ellos fueron los cambios. Bordagaray convirtió un gol y Lovera es el que le gana al defensor y tira el centro para el ex River y San Lorenzo, además de aportarle otra variante al ataque con un buen desempeño. Por otra parte, tuvo que amoldarse: Ruben afuera por suspensión (fue expulsado la semana pasada y sancionado con dos fechas) y tampoco pudo contar con Colman, con quién sí había practicado en la semana; pero lamentablemente falleció su padre. Por ende, no fue de la partida y hubo una modificación en la línea de volantes. Su lugar lo ocupó un juvenil: Rivas, con altibajos.


En síntesis, Central ganó por jerarquía y pudo haber marcado más goles: el palo y la falta de puntería se lo impidieron. Falta ajustar algunas tuercas, pero la efectividad es evidente (79%): lleva 8 partidos, 6 victorias, 1 empate y 1 derrota. Además, está en zona de clasificación a la Sudamericana. 

Publicar un comentario