Hovannes Marsuian (@HMarsuian_) y Diego Sancho (@SanchoDiegoo)


Hovannes Marsuian: Cuando Daniel Farías no había jugado su primer partido con el Zulia dijo que su filosofía de juego era compatible con “Champion” Marcano. Eso me pareció un alivio, porque tenían una plantilla muy interesante. Pero cuando empezó a jugar con Juan Arango de mediapunta y hasta de delantero centro, se notaba como estaba cortocircuitando el juego reactivo de transiciones ofensivas que caracterizaron a los petroleros el semestre pasado.

Diego Sancho: Recuerda que llegó del Cosmos jugando en esa posición, muy próximo a su hoy también compañero Yohandry Orozco. En Estados Unidos, y no precisamente en la MLS, fue la temporada más productiva en cuanto a goles y asistencias del maracayero. Me parece que Farías quería aprovechar ese momento futbolístico con el que vino para apoyar un poco el tren ofensivo. Recuerda que tiene 37 años y pedirle que baje a buscar balones para luego subir a crear peligro no es idóneo para su estado físico. Su famosa pegada no caduca, y esta puede ser mejor aprovechada si está cerca del arco.

H: Lo de la pegada no es un hándicap; pero lo del ida y vuelta sí. Porque tener un jugador de ataque que no presione, que no le cueste ayudar a su equipo a replegarse y que todo el tren ofensivo tenga que profundizarse tanto pararodearlo de talento es un riesgo incalculable, Diego. Unrein, Savarino y hasta Orozco son jugadores muy rápidos. Si le sumas a ese comportamiento ofensivo un jugador lento con o sin el balón, esa pausa delata cuál va a ser el accionar ofensivo y Zulia termina siendo predecible.

D: Y además que el rol de Arango es muy del carril central, la zona que másanticipos pondera el fútbol moderno. De todas formas pudo ser una especie de enganche antiguo, de esos que están caducos al primer nivel, pero que todavía para el escalón competitivo del fútbol nacional se puede permitir. Recuerdo ese 3-4 en Monagas que tuvo un rendimiento muy positivo en esa función. Pero no creo que esa posición sea la más prolija para Arango. Y menos en competencia internacional.

H: Sí y no. Hay partidos en los que pudiera funcionar adelantado, pero por períodos cortos de tiempo. Si la idea es sorprender al rival que constantemente lo está usando como foco de presión, es validísimo que se adelante. Pero creo, y no sé si acá coincidas, que juega mejor como volante de primera línea. Un rol de lanzador de balones largos a los rápidos de arriba. La técnica para hacer buenos pases la va a tener toda la vida y ese sería un rol en el que pudiera subir esporádicamente sin derrochar tanto físico. Ante Chapecoense fue un cambio que ayudó a descontar, aunque tarde. Ante Nacional, en Uruguay, fue la asistencia del único gol.

D: Ese partido nada más tuvo sentido para Zulia cuando Arango se retrasó. Creo que Farías está abandonando a jugar con él tan proyectado. En Montevideo se notó como Goycochea y Savarino eran más peligrosos cuando recibían balones largos de Arango desde la mitad de la cancha. Además que así Zulia se parece más a la versión Marcano del doblete; sigue siendo ese que roba la pelota y aprovecha la velocidad de los hombres rápidos de arriba. Fíjate como con un cambio táctico el Zulia pasa a ser el mismo de antes.

H: Hay otra cosa que le suma al equipo el hecho de que Arango juegue de volante 5: Estar al lado de Junior Moreno. No lo vi jugar en Chile, pero parece que trabajó mucho el juego sin el balón. Farías dibuja una especie de 4-3-3 con el ex Antofagasta muy próximo a Arango. Así el sector en el que se encuentra el zurdo tiene fácil un dos contra uno ante el rival en posesión y Moreno también puede descargar con un pase corto a Arango cuando recupere para mandar el balón largo y activar la contra
.
D: Sabes que eso de cuidar al lanzador de buen pie con un jugador docto en la marca y recuperación me recuerda al rol de Vidal en la Juventus y en el Bayern. Lo acercan mucho a jugadores veteranos con gran pase colocado como Andrea Pirlo o Xabi Alonso. Arango es un jugador anacrónico, pero si se le da el acompañamiento adecuado puede servir tanto de enganche o del famoso regista, que popularizaron los italianos en los años treinta. Un mediocentro que esperaba a que los extremos se desplegasen para lanzar la diagonal a su costado…

Publicar un comentario