Fútbol y Progreso (@Futbolyprogreso)

El nuevo jugador de S.C. Internacional ha dado un paso en su carrera que a muchos puede sorprender pero que, en Fútbol y Progreso, no consideramos que sea en detrimento de esta. Hay elementos indudables que van en contra de esta teoría, como pueden ser la dirección del traspaso desde Europa hacia América, o incluso entre competiciones, y es que de jugar en la primera división en España lo hará el próximo año en Serie B brasileña.

Felipe Gutiérrez no tiene vínculos en esto del fútbol con Brasil. Viaja a este país por el enorme trampolín que supone. En este sentido la división a la que va no es tan importante como el equipo que elige, un histórico del fútbol brasileño. S.C. Internacional es un equipo importante, va ser la referencia de la categoría en 2017 y el equipo a observar por la afición, por los scoutings de todo el planeta y, por supuesto, por Juan Antonio Pizzi que tiene que hacer una lista para el mundial de Rusia en la que Felipe quiere estar. Pensamos que además siendo un equipo exportador de talento, con relaciones abiertas con Europa, la elección es perfecta.

En cuanto al traspaso en sí. La dirección es inversa a la que en teoría se relaciona con el éxito de un jugador sudamericano, pero hay que destacar ciertos matices. Primero es que el reparto televisivo de las grandes ligas europeas unido al creciente profesionalismo de las secretarias técnicas han elevado el nivel medio, tanto cualitativo como cuantitativo, de muchos equipos que antes tenían difícil realizar operaciones importantes con países como Brasil. Un equipo de zona media de la liga italiana, española, inglesa o francesa puede desembolsar varios millones por un jugador que destaque tanto en la Serie A como en la Serie B brasileña. Difícilmente podría optar a esto Felipe Gutiérrez desde la falta de regularidad en un equipo europeo. Se suma el propio crecimiento del fútbol brasileño a la hora de realizar inversiones en futbolistas. Sin ir más lejos S.E. Palmeiras ofertó una cantidad más que interesante por otro jugador del Real Betis Balompié, Petros Matheus. En este caso no se trata de un jugador con falta de minutos, sino un jugador muy utilizado y que fue renovado al alza poco después de la oferta.


En el apartado más puro en lo futbolístico Felipe es un jugador inteligente dentro del campo. Un jugador polivalente en el sentido operativo gracias a un abanico de recursos que le hacen ser completo pero sin ninguna cualidad a destacar especialmente. Un buen disparo, un correcto desplazamiento de pelota, capacidad de asociación y alta movilidad. No se trata de un jugador tan posicional como Rodrigo Dourado, ni tan imaginativo y determinante en ataque como Valdivia, el cual por cierto, está cerca de salir del club de Porto Alegre. Es el pegamento entre esas dos clases de jugadores que son capaces de cuadrar en la sombra un centro del campo brillante.

Posiblemente, Felipe, venga a acompañar al mismo Rodrigo Dourado en el doble pivote, en el esquema común que usa el club colorado de 4-2-3-1. En principio esto puede favorecerle dado que, se presupone, el Inter Porto Alegre tendrá la posesión la mayor parte de los encuentros. Sin embargo, nosotros le vemos ocupando las posiciones en las que actualmente se desenvuelven D’Alessandro o Luis Manuel Seijas.  Es decir, creemos que el chileno será el enlace con los jugadores habilidosos en tres cuartos de campo o incluso, directamente, con la delantera.

Por otro lado, el mayor problema de Felipe Gutiérrez lo encuentra en la contundencia. La falta de físico le resta en los duelos que acaban decidiéndose por esta cuestión. A pesar de todo, llegó a ser muy joven capitán del F.C. Twente holandés. Tiene personalidad y cabeza para ser un líder aunque con un ritmo lento de adaptación en el que debe ganar confianza propia y ajena que le permita desarrollar esas virtudes. La regularidad y la confianza son las claves para el éxito de esta experiencia.

Jugador que llega sin hacer mucho ruido porque es parte de su personalidad pero con la intención de hacerse notar. Su intención última es esa y sabe que ascender a S.C. Internacional con buen fútbol y con la autoridad que se le presupone es una magnifica forma de conseguirlo.

No lo tendrá fácil, la competitividad en la zona es mucha (más por cantidad que calidad), pero si él quiere, que a tenor de la elección parecer ser que será así, Felipe Gutiérrez será pieza clave en el 2017 del club.

Publicar un comentario