Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Decía Marcelo Gallardo hace unos días que, para él, cerrar un partido está directamente relacionado con tratar de meter otro gol. Que no busca poner un camión dentro del área. Como hizo su equipo contra Club Atlético Sarmiento, que batallaron hasta el final por el 2-0; aunque al final, terminó 1-1. Sin embargo, la idea está clara, el técnico de River Plate quiere ser un ganador atacando, atacando y atacando.

El River Plate del 2017 se parece al River Plate del primer semestre de Gallardo. Hay conceptos claves que nos guían a comprenderlo, como por ejemplo: pausa y vértigo. El balón tiene mucha importancia; pero también el asunto de cómo actuar cuando el equipo lo posee. La cuestión es: ¿cómo lo trabaja?

1. Movilidad. La idea es no darle una referencia al rival de cómo será el parado táctico. Esa es la clave de Gallardo. Y se nota porque jugadores como Ariel Rojas, Casco, Driussi, “Nacho” Fernández y “Pity” Martínez no poseen una posición fija. Hay que estar en constante movimiento; ya que el futuro pase lo debe determinar el futbolista que se desmarcar y el jugador que posee el balón tiene que ser inteligente para ver cómo queda libre. Importante la pausa para observar a los compañeros y atacar los espacios para avanzar. Cada desplazamiento tiene que ir relacionado con otro.

2. Acumulación. En ningún momento el rival debe poseer superioridad numérica o posicional cuando River mantiene el balón, por eso la intención es amontonar futbolistas por zonas para crear sociedades en el circuito de juego. 

3. Distintas opciones de pase. Gallardo busca imitar uno de los movimientos de Guardiola, cuando llegue la hora de que los laterales (Moreira/Casco) ataquen, estos avanzan dependiendo a lo que le pide la acción; aunque tengan que desplazarse hacia el interior, quienes saltan hasta ese primer escalón del mediocampo, se mueven por dentro y con ello crecen las líneas de pases. 

“Lo ideal es tener al central abierto, al lateral por dentro y al extremo abierto para pasarle directamente a él. Si el pase sale bien has logrado saltar todo el centro del campo enemigo; si pierdes el balón, tu lateral puede cerrar el espacio inmediatamente. Se trata de modificar con tu comportamiento los planes de presión del rival. Nuestro lateral se va hacia dentro y arrastra al extremo rival; si éste no le sigue, entonces ya tienes un hombre libre; si quien va a cubrirle es el mediocentro, entonces nuestro interior queda libre. Y así todo el rato.” (Martí Perarnau en Herr Pep)

4. Fluidez y precisión. El punto es siempre conseguir espacios y Gallardo quiere que River obtenga la libertad en el campo, mientras se mueve el balón con facilidad, limpieza y simpleza, pero constantemente buscando la exactitud; ya que ser minucioso es un recurso clave para que el juego del técnico argentino se logra. En resumen, la idea es mantener el balón, moverlo y conseguir futbolistas libres, así se tenga que reiniciar la jugada, cambiar de banda o cualquier otra demanda del juego. 

Todas las “etapas” se relacionan y para conseguir “lo ideal” para Gallardo hay que seguir minuciosamente cada detalle. Todavía falta ajustar detalles; pero da la sensación de que los futbolistas tienen claro la idea de juego

Publicar un comentario