Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Dentro de lo que es el actual sistema de Massimiliano Allegri, existe un equipo lleno de jugadores ganadores. Un conjunto construido que evidencia dominio táctico y psicológico, personalidad y valentía. Su modo de demostrar superioridad, sin manifestarlo demasiado, es dejando la sensación de un bloque sólido, sin fuegos artificiales, son más como unos obreros trabajadores enfocados, simplemente, en su objetivo.

Allegri es un técnico con varios sistemas tácticos. Él desordena para así convivir tranquilo, porque sabe cómo modificar para estar sereno en el ecosistema rival, con la idea de interrelacionar y acabar con el rival. Así de simple y apático.

El parecido de Allegri y Conte es, posiblemente, por el juego. El sistema cambia. La Juventus le dice adiós a los tres centrales y a los tres centrocampistas que lo han caracterizado desde hace unos años; pero claro, por momentos, ya que Massimiliano altera el concepto táctico con base al rival y a la naturaleza de sus futbolistas.

La desaparición del tercer centrocampista se debe principalmente a la llegada, a principio de la temporada, de Higuain y del crecimiento de Dybala. Asimismo, el adiós al perfil del tercer centrocampista corresponde, quizás, al rendimiento irregular.

No obstante, por piezas, la Juventus tiene las herramientas para integrar nuevamente un “tridente” tan potente en el mediocampo, como lo era el Vidal-Pirlo-Pogba. Ese “tridente” puede construirse con Pjanic-Marchisio-Khedira. Sin embargo, por tema de acoplamiento, lesiones o irregularidad no se termina de fabricar.

A pesar de que la Juventus tiene nombres obvios para construir el mediocampo, también posee otros para obtener una nómina amplia y potente en esa posición: Sturaro, Lemina, Pjanic, Khedira, Marchisio. Y además, el recién llegado Tomás Rincón.

Tomás Rincón es un futbolista inteligente, que a lo largo de estos tres años se ha aprendido el Calcio, prácticamente, de memoria. Un tipo con carácter y sacrificio. Un box-to-box capacitado para jugar en cualquier posición en el mediocampo. Un jugador que, con sus recursos, ejemplifica lo que quiere Allegri: ofrecer distintas variantes al sistema.

Tiene llegada, técnica – rango de pase, conducción –, inteligencia. Gestión del tiempo. Desequilibra por dentro. Maneja bien el balón con ambas piernas. Calidad posee. Puede ayudar a sorprender al rival, con otros recursos, porque es un futbolista distinto para la plantilla de la Juventus.

Pensar que iba a llegar y a ser titular era una utopía. Lo normal es ver a Rincón jugar pocos minutos en la Juventus. Primero, por lo obvio, compite, en su posición, con un amplio número de futbolistas y unos considerados de élite. Segundo, Allegri posee variantes en su sistema, es decir, no es fácil competir contra una plantilla larga al no tener un once tipo.

La Juventus de Allegri es un equipo que mantiene su dominio defensivo; pero que se caracteriza por poseer en sus onces tipos ofensivos, con mentalidad de trabajar defensivamente. Y ahí Rincón la tiene difícil, porque a pesar de que es un tipo con mentalidad vertical, que cada vez que tiene el balón piensa en llegar al arco rival, es de los futbolistas con menos virtudes ofensivas en la plantilla. Y ahí se le complica tener mayor participación.

El venezolano está para circunstancias del partido que se basen en el equilibrio: utilizar el balón para dar verticalidad y atacar, y defenderse con él, mantenerlo. Y también para ofrecer solidez atrás. Ese contexto se da, constantemente, cuando el partido está en empate o si el equipo gana por la mínima. En conclusión, cuando el partido está ya en juego.

Él llegó a la Juventus a la mitad de temporada. Y competir, recién llegado, contra una plantilla amplia, no es fácil y sobre todo en un equipo de Champions. El objetivo está en aprovechar y ser determinante en los pocos minutos que tendrá. Ahora está en la élite, con la constancia, poco a poco, ganará más tiempo en la cancha.

Es un perfil distinto, con una calidad equilibrada, que su personalidad se aproxima a la característica del club. Puede ser, por rasgos, el próximo Edgar Davids; pero su particularidad garra debe continuar. La paciencia debe ser un atributo de la mentalidad de Tomás Rincón. 

Publicar un comentario