Ads (728x90)




Diego Sancho (@SanchoDiegoo)

El fin de semana pasado un departamento de prensa repartió a un grupo de periodistas y aspirantes a periodistas una hoja con el dibujo táctico de su equipo. Era un 4-2-3-1 asimétrico. El doble pivote estaba enlazado diagonalmente; el 5 más atrasado que el 8; el carrilero izquierdo más adelantado que el 9. Esta planilla informativa causó revuelo en la cabina de prensa del estadio.

Es  importante que quienes se encargan de difundir deporte tengan dominio del tema como para no caer en prejuiciosas aseveraciones. No se trata de un error en la diagramación, es que los equipos no salen a la cancha con un parado linealmente exacto. Y no se trata de un exceso de arrogancia, porque ayuda a los que enfatizamos en la parte táctica del juego.

Pero sí hubo un tiempo en el que los equipos mantenían una alienación fija, de modo que era muy fácil distribuir las marcas en fase defensiva. Los italianos eran versados en esta labor. El fin de ese dominio fue la final de la Copa de Europa de 1983, en el que el Hamburgo planteó un dibujo asimétrico para desordenar a la Juventus de Michael Platini. Fue la única vez en la historia que el cuadro germánico ganó este torneo.



Me gusta citar este ejemplo porque es el caso de un equipo que se desordena ofensivamente  para que el rival lo haga defensivamente. Porque en el fútbol se acabaron las posiciones fijas. Desde el establecimiento del fútbol total holandés, los entrenadores piden cada vez más cualidades a sus dirigidos. Ya los antiguos “10” están obsoletos.  Los delanteros ahora no son simples finalizadores, sino que se involucran mucho más en la elaboración. Paolo Maldini recientemente declaró que  “ya los (defensas) centrales no se especializan en defender y es una lástima porque defender debe de ser tu mayor virtud”.

Ahora la posición en la cancha determina la función, antes era viceversa. Un lateral puede llegar hasta la última línea y ayudar a la salida lavolpiana por el carril central. Que es parte de lo que puede hacer Miguel Trauco, lateral zurdo peruano. Dada la escasez mundial de laterales izquierdos, el tarapotino juzgó económico aportar a su juego un corolario de recursos.

Su presencia por la banda es total. Obviamente es un marcador de punta con mentalidad ofensiva, de esos que a Maldini no les gusta. Defiende, pero “no es su mayor virtud”. Tiene buen toque de balón y un recurso infalible en jugadores de ese estilo, gambeta endemoniada. De modo que es un futbolista que combina con el estilo del fútbol brasileño. De hecho juega en Flamengo. Y tiene gol.


El fútbol se volverá cada vez más competitivo en el futuro. Hoy vemos tipos como Antoine Griezmann que son un catálogo de acciones ofensivas de primer nivel, presionando al rival cuando su equipo no tiene la pelota. La universalidad en la cancha se va a llevar a esos futbolistas que solo tienen una virtud y pretenden perpetuarse para siempre a costa del talento nato. Miguel Trauco, por lo mostrado hasta ahora en su carrera, competirá muchos años.

Publicar un comentario