Gustavo Laguardia (@AKD_GustavoL)

Como solíamos decir en el barrio, una cosa es jugar por jugar, y otra cosa muy distinta es jugar “por los porotos”. En lo que va del año, el Racing de Cocca, recién lleva jugados 4 partidos de los denominados técnicamente “por los puntos”. Tres de ellos fueron por el largamente esperado Torneo Local. El restante correspondió al debut por Copa Sudamericana. Es decir, en un lapso de 24 días, entre el 01/03 y 25/03 del año en curso, Racing jugó apenas 360 minutos. Un promedio de 1 partido (90 minutos) cada 7 días. Sin embargo, más allá de lo que digan las frías estadísticas (3 ganados, 1 perdido, 6 goles a favor, 3 goles en contra y 9 de 12 puntos conseguidos), pudieron visualizarse claramente “dos Racing”.

El miércoles 1 de marzo, para jugar contra Ríonegro Águilas de Colombia por Copa Sudamericana, Cocca plantó en cancha el siguiente equipo. Luego ingresaron Videla, B. Fernández y Cuadra:


Racing - Football tactics and formations

En los siguientes tres partidos por el Torneo Local, Cocca respeto este “once” con pequeñas modificaciones, a sabiendas de que Insúa en la defensa, G. Díaz en el mediocampo y L. Martínez en ataque no son ninguno de ellos los titulares naturales en la cabeza del técnico de “la academia”. Recordemos que Grimi y Lisandro López (capitán) se recuperan de sendas lesiones. Mientras que Meli, va tomando ritmo de competición en vistas a ser titular, de hecho, frente a Godoy Cruz apareció en la formación inicial. También se sumaron a estos nombres B. Mansilla y Pablo Álvarez (titulares contra Godoy Cruz), Cuadra y Cerro.

Lo que amerita resaltar, después de 4 semanas de competición y de 4 encuentros disputados, es que estamos en presencia de “dos Racing”, y en el devenir de los partidos mostrar que uno de ellos pueda prevalecer definitivamente sobre el otro, será el mayor de los desafíos. Se trata de que existe uno que juega con posesión de pelota, administrándola con el mayor de los criterios y utilizando todo el ancho de la cancha, presión alta y solidaridad en todas sus líneas (Ej.: 1º tiempo contra Río Águilas, 1º tiempo contra Lanús, 1º tiempo contra Belgrano y 1º tiempo contra Godoy Cruz). No, no es una casualidad. Es lo que pasó durante los 4 juegos. Es lo mejor que hizo Racing, de manera especial, en los primeros tiempos contra Lanús y Godoy Cruz. Sin embargo, jugó los segundos tiempos de los partidos mencionados, muy atrás en defensa, desordenados para marcar, separado en todas sus líneas, tirando pelotazos azarosos para G. Bou y egoístas a la hora de atacar (intentando cada uno resolver con “la suya”).

Observemos sino lo que pasó contra Godoy Cruz en la segunda etapa con todo Racing buscando el gol. L. Martínez se sacó tres rivales de encima y ante la posibilidad de habilitar a B. Mansilla que llegaba solo para empujar al gol, se decidió por un enganche más y se diluyó la jugada que debía terminar en gol (puro egoísmo, que no le quita nada al talento del pibe Martínez). Pero, rato después, y ya Racing perdiendo 1 a 0, con apenas 8 o 9 minutos por jugar, un pibe de las inferiores, Cuadra, jugó a lo Racing “de los primeros tiempos”, y con dos asistencias, hizo posible los dos goles que le dieron el triunfo agónico a la academia en el día de su 114º aniversario. Cuadra, un pibe que al Racing que debe prevalecer, le cuadra muy bien.

Contra Godoy Cruz Racing consiguió el empate a los 38 minutos del 2º tiempo. En los once minutos siguientes que se jugaron (sumamos los 4’ de descuento marcados por el árbitro), pudo verse por primera vez en un segundo tiempo al Racing de los primeros tiempos. Aquel que deberá prevalecer para luchar por cosas importantes. De lo demás se encargará Bou…, y el capitán cuando regrese.

Publicar un comentario