Cosme González (@CosmeGonzalez)

La Selección Nacional Mexicana regresaba a su casa, el Estadio Azteca, para disputar el juego del hexagonal final rumbo al Mundial de Rusia 2018 contra su similar de Costa Rica. Juan Carlos Osorio estratega nacional dio catedra de táctica y estrategia para darle  la victoria al equipo mexicano por marcador de 2 a 0.

1.- La formación

Mucho se habló en la semana sobre la posible formación y jugadores que usaría Juan Carlos Osorio para este encuentro contra su similar de Costa Rica. El equipo mexicano saltó con un 1-4-3-3. En la portería Guillermo Ochoa. En la defensa central, Héctor Moreno y Néstor Araujo; en las laterales por derecha Carlos Salcedo y por izquierda Miguel Layún. En la segunda línea, como medio centro, Rafa Márquez; interior por derecha Héctor Herrera y por izquierda Jonathan Dos Santos. En la delantera, extremo por derecha Carlos Vela; por izquierda Javier Hernández y en la punta Oribe Peralta.


2.- El inicio de juego
La poca presión del equipo tico sobre todo en el primer tiempo, le permitía a México salir jugando desde su portero; Memo Ochoa. Siempre con opciones de juego, abiertos tenía a sus centrales, Araujo y Moreno. Entre líneas y siempre como posibilidad de salir estaba Rafa Márquez, pegados a las bandas estaban los laterales, Salcedo y Layún.


La buena distribución de los espacios del equipo mexicano le permitió salir mediante el juego posicional. Jugadores en distintas alturas y en distintos ejes siempre eran opción de pase. El equipo mexicano tuvo una posesión del 62%. De un total de 481 pases 348 fueron correctos para tener una efectividad del 81%.

Oscar Cano autor del libro “El juego de posición del FC Barcelona” cita tres aspectos importantes para que el ataque posicional sea eficaz: Separarse convenientemente para desproporcionar distancias entre rivales. Situarse a diferentes alturas y ejes, ofrecer distintas líneas de progresión. Y comprensión y reconocimiento de la dualidad beneficiario/benefactor. 
3.- México con balón
La formación inicial de la Selección fue la de 1-4-3-3, pero cuando se tenía el balón se abandonaba y se adoptaba la de 1-3-4-3. Miguel Layún jugó como un “falso lateral” y era él quien dejaba esa zona y se posicionaba en la línea de medio campo. Quedaban Jonathan y Rafa en la contención y volante por derecha Héctor Herrera.

Juan Carlos Osorio gusta de tener a los extremos bien pegados a la banda, con la finalidad de alargar al equipo rival y generar espacios por pasillo central, mismos que eran aprovechados por los interiores cuando se agregaban al ataque.

4.- El parado sin balón
En el primer tiempo cuando no se tenía el balón no se veía cambio en formación para defender, seguía con la línea de 4 en el fondo. En el  mediocampo, Herrera y Dos Santos ayudaron constantemente a Rafa. Los 3 delanteros, tanto Vela, Chicharito y Oribe eran los primeros que hacían la presión.

Ya para el segundo tiempo con el resultado a favor se vieron más movimientos en el dibujo táctico, sobre todo con Jürgen Damm, quien estaba como extremo por derecha, pero cuando no se tenía el balón se colocaba como volante  para formar un 1-4-4-2.

La Selección Nacional de Costa Rica salió con una formación de 1-5-4-1, cuando el carrilero por izquierda en referencia al ataque de los ticos se agregaba al ataque, Damm, que se desempeñó en ese sector se colocaba como un quinto defensa. Quedando el dibujo táctico en un 1-5-4-1, con medio campo en forma de rombo.


5.- Movimientos sin balón
Juan Carlos Osorio sorprendió con la alineación de Javier Hernández como extremo por izquierda, pero su función estaba entrenada, la sincronía y entendimiento de movimientos con Oribe era evidente, cuando Peralta rompía  en busca de balón, Javier marcaba diagonales hacia el centro de la cancha aprovechando el hueco que había dejado Oribe. Así es como cae el primer gol, diagonal del extremo derecho a pasillo central de Vela, Oribe rompe de zona ofensiva y le genera espacio a Hernández.
“Era muy importante el trabajo de Oribe para crear espacio, y que Javier lo utilizara” dijo Juan Carlos Osorio después del encuentro.


6.- Zona de recuperación
Tal parece que la altura de la ciudad de México no afectó a los dirigidos por Juan Carlos Osorio, ya que en constantes momentos del juego, y sobre todo, cuando se encontraban igualados en el marcador, su zona de presión era inmediatamente tras la pérdida del balón no importara la zona del campo.

Ya con el resultado a favor, se podía ver a todo el equipo mexicano en campo propio esperando la llegada del rival para empezar a ejercer presión, siendo Raúl Jiménez el primero en hacer la referencia de marca.








Publicar un comentario