Por: Miguel Peña (@Migueltals)

“Cuando piensas que la bestia ya está muerta, es donde despierta y ataca” . Así dice un refrán y es muy similar al caso de Radamel Falcao Garcia. Cuando todos creían que el delantero cafetero estaba acabado, en la actual temporada, el tigre volvió a rugir.

Falcao está en Francia desde el 2013 y tuvo un parón desde el 22 de enero del 2014, cuando en un partido de Copa salió lesionado. Una disputa con el defensor Sonek Ertek le provocó una rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, lesión que hizo que se perdiera el Mundial de Brasil 2014.


El comienzo de la temporada 2014/15 fue cedido al Manchester United, donde las lesiones lo volvieron a marcar y todos pensaba que no volvería a ser el mismo. Sin embargo, en la temporada 2015/16 fue cedido al Chelsea de Mourinho que no quiso ejercer la opción a compra.

Para la actual temporada decidió quedarse en Mónaco y luchar junto a ellos. En lo que va de temporada ha marcado 20 goles. El ‘Tigre’ tuvo un renacer, tanto así que le ha permitido volver a vestir los colores de la selección Colombia. Tenía casi un año sin ser tomado en cuenta.


El oriundo de Santa Marta es diferente al Falcao que vimos en el Atlético de Madrid. En estos momentos, es el ‘9’ killer. Ese 9 que no necesita quitarse a 3 jugadores para poder guardarla, tiene con recibirla y definir, hasta en ocasiones solo le ha tocado empujar el balón con arco solo.

También sale del área para poder ayudar en la gestación del juego, creando asociaciones con Valere Germain, delantero francés que es habitual en el XI de Leonardo Jardim. Suele recibir pelotas de Lemar Thomas y Bernardo Silva y con sus movimientos en el área sabe cómo controlar para definir y aumentar su cuenta goleadora.  


Después de tantas lesiones, ser marginado en Inglaterra, decidió quedarse, quedarse para encontrar lo mejor de sí mismo. Lo real en este caso, es que el tigre volvió a rugir. 

Publicar un comentario