Ads (728x90)


Por: Gustavo Laguardia (@AKD_Gustavo)

En Argentina los partidos de fútbol amistosos de verano comienzan a cotizar casi en valor ‘oro’. En Argentina, además, nunca se sabe cuando se inicia el fútbol de manera oficial. Entonces, la única realidad posible para los equipos, es jugar… Jugar contra “cualquiera”, por “cualquier” motivo, en “cualquier” parte y a “cualquier” hora. Simplemente se trata de jugar, sumar minutos, ver funcionamientos, probar refuerzos, evaluar tácticas y estrategias, etc., pero todo en el contexto de partidos amistosos, más allá de que un triunfo y un empate puedan otorgar alguna que otra Copa “de verano”. Tal es el caso de Ràcing, que se llevó la Copa “Ciudad de Salta” y la Copa “Revancha de Mar Del Plata”.

      Cuando algunas voces anuncian para el próximo 3 de marzo el comienzo del Campeonato Local (casi un mes después de lo que hubiera correspondido), la mayoría de los equipos, en esa hipotética fecha, habrán jugado entre 8 y 10 partidos amistosos (que a veces de amistosos poco o nada tienen), sino más o en algunos casos menos, contra otros de muy baja, baja, mediana o alta jerarquía (en raras excepciones).

      ¿Qué pasó con Ràcing en este largo período de amistosos de verano? ¿Qué pasó desde su regreso a los entrenamientos hasta el día de hoy? El acontecimiento mayúsculo fue el regreso de Diego Cocca a mediados de diciembre y su encuentro con el plantel durante los primeros días de enero de 2017. Su sola presencia significaron un puñado relevante de confirmaciones: se quedaron Videla, Gastón Díaz y Cerro (baluartes del Ràcing campeón 2014), que venían jugando poco y nada; se quedó Gustavo Bou, que siempre parece que se está yendo, mostrando un muy buen nivel en los amistosos, especialmente en los dos juegos contra Independiente; llegaron en tiempo y forma dos refuerzos consensuados por el nuevo “viejo” entrenador, Meli y Torsiglieri; se reincorpora, luego de un año y medio de suspensión por sustancias prohibidas, Brian Fernández, y lo hace en buena forma; se consolidan los referentes naturales del equipo Lisandro López (capitán), Aued y Orión; se consolidaron en juego y goles dos juveniles en el Sudamericano Sub-20 de Ecuador, Lautaro Martínez y Brian Mansilla, los cuales se transforman naturalmente en sustitutos tanto de López y Bou, como de Acuña y, lo que parece más importante aún, se produce una motivación general que se visualiza en las ganas y la unidad del grupo.

      Para lamentar, quizás, la partida de Oscar Romero al fútbol Chino, previo paso por el Alavés de España a préstamo por 6 meses.

      Finalmente, ¿qué pasó con Ràcing en los mencionados partidos amistosos de verano?: El 19/1 jugó con Gimnasia y Esgrima de La Plata, pero el encuentro debió suspenderse a los 40 minutos del primer tiempo a causa de la fuerte lluvia. Estaban 1 a 1; el gol de Ràcing, Víttor de cabeza. El 23/1 se enfrentó a su clásico rival, Independiente, en el triangular jugado en la ciudad de Salta. Fue triunfo para “La Academia” por 3 a 0, con goles de Gastón Díaz, Diego González y Brian Fernández. El 26/1 empató contra Atlético Tucumán 1 a 1 con jugadores mayoritariamente juveniles. El gol lo hizo el juvenil Cuadra y, con el empate, se consiguió la primer Copa del verano 2017. El 30/1, en la Copa “Revancha” con Independiente, fue empate 0 a 0. En definición por penales, Ràcing se consagró campeón venciendo  8 a 7 en la definición por penales. Posteriormente hubieron amistosos con Nueva Chicago (2-0 ganó Ràcing) y Dallas (EEUU), con empate 1 a 1, gol del “pulpo” González para conservar el invicto estival.

      Además de las ganas y la unidad de grupo (mencionadas anteriormente) volvió a verse un Ràcing sólido, tanto para defender como para atacar, confiado en una forma de jugar; volvieron los pelotazos largos para Licha López y Bou, la salida del fondo con Luciano Aued (cuando no hay presión del rival) o el rechazo largo (cuando no se puede salir jugando), la solidaridad en el medio para cubrir espacios, etc. Es decir, volvieron cuestiones que Ràcing hacía muy bien año y medio atrás, pero que se fueron desvaneciendo con los cambios de Técnico (Facundo Sava, Claudio Úbeda –interino- o Ricardo Zielinski).

      Ojala que además de recuperar “tesoros perdidos” del juego de su equipo, Cocca pueda también innovar con variantes que capitalicen lo tan bueno anterior, integrar lo tan bueno por venir y corregir a tiempo lo tan malo que pueda pasar. Es fútbol. Todo puede suceder e inclusive que el Torneo Local empiece o no empiece. Mientras tanto hay que jugar…


Publicar un comentario