Escribe: Ernesto Díaz (@Ern_di)

Corría finales abril 2014, cuando en una fría noche en el estadio Santa Laura, Unión Española jugaba su último partido de Copa Libertadores, tras caer en el partido de vuelta por 0-1 ante un pragmático Arsenal de Sarandí, dirigido por un jugador histórico del futbol argentino Martin Palermo, el cual de manera muy eficiente supo contener y enredar al cuadro local y aprovechando una pelota parada saco la ventaja que le dio la clasificación.

Tras dos años sin grandes rendimientos en el plano local, Unión Española vuelve a jugar Copa Libertadores. Fue el último equipo chileno en pasar a Octavos de Final de este certamen. Ahora, con una línea futbolística muy diferente a la que mostraba hace dos años, pero no por eso realizada con mucha eficiencia.

Principales cambios
Año 2014
Hoy
Recuperación
En su campo por posición
En su campo por presión
Estrategia de ataque
Posesión
Contraataque
Sistema de juego
4-3-3
4-4-2

Unión utiliza un sistema de juego formando con un 4-4-2, donde puede cambiar de 2 líneas de 4, a un equipo con línea de 4 en el fondo y un rombo en el medio.

La línea de 4 defensores es eficiente donde los nombres del defensa central Jorge Ampuero, que también es el capitán del equipo y el lateral izquierdo Nicolas Berardo destacan por sobre el resto, el primero por su velocidad en los cruces y juego aéreo, el segundo por su buena marca y buena pasada al ataque.

El medio campo, con un jugador incansable como Felipe Seymour, que recupera y entrega junto a un prometedor Pablo Galdames, le dan el equilibrio al equipo para entregar libertad al habilidoso Pinares, que además tiene un importante remate de balón parado y en movimiento.

El medio terreno es la zona donde el equipo puede variar su estructura, pasando de la comentada línea de 4 volantes a un rombo, donde Seymur queda como el único volante de quite y acompañado por los costados con volantes mixtos por Galdames y Pinares, para dejar libre a Rivas, un enganche argentino de buena técnica  y habilidoso pero con falta de continuidad (pasan largos minutos del partido donde no se sabe si esta en el campo).


El ataque de este equipo brilla con luces propias, entre ambos hicieron más del 50% de los goles del equipo en el torneo chileno, con Salom que entrega velocidad y habilidad, más Churin, que con su potencia física, guardando las proporciones, tratan de imitar un poco a Martín Palermo y Barros Schelotto.



Unión, en general, no es un equipo que presiona a sus rivales en su campo, ahogándolos para recuperar, esperar en zona y es ahí donde se torna muy intenso para recuperar el balón. Es en esa tarea donde Seymur muestra todo su potencial físico y oficio para liderar esa tarea. Una vez logrado el objetivo, sale rápidamente de contraataque de forma muy coordinada aprovechando la velocidad de sus delanteros y la buena conducción en velocidad que tienen sus volantes externos (Pinares y Galdames).

Esta estructura de juego guiada desde la banca por Martin Palermo; sí, el mismo entrenador que dirigía al verdugo de Unión en su última participación en Copa Libertadores, hoy los conduce en la nueva aventura en el torneo continental. Así son las extrañas vueltas del fútbol.

Publicar un comentario