Por Víctor Grao (@VictorGrao)

La recién finalizada temporada de la Major League Soccer fue la vigésima en su andar. Desde su arranque en 1996, la mejor liga de fútbol de Estados Unidos, ha crecido de manera notoria en el ámbito deportivo, de mercadeo y social. Su potencial permite una constante renovación a la hora de presentar innovaciones y experiencias nuevas para sus seguidores locales e internacionales. Actualmente no se encuentra entre las diez mejores ligas del mundo, pero es innegable que es una de las más atractivas por su organización, compromiso, estabilidad y margen de mejora. En los últimos años son muchos los jugadores extranjeros, europeos en su mayoría, que deciden ir a la MLS sabiendo que pueden obtener beneficios, tanto económicos como deportivos.

Desde sus inicios, su constante búsqueda exitosa por tener estrellas ha sido de lo más efectivo por parte de los dueños de los equipos y el comisionado Don Garber; iniciando con jugadores como Carlos Valderrama, Alexi Lalas y llegando hasta ganadores de Champions League como David Beckham, Thierry Henry, Ricardo Kaká y Steven Gerrard. Es por esto que actualmente son numerosas las estrellas futbolísticas que posee el torneo, haciéndolo más entretenido y vistoso para sus seguidores. Los beneficios deportivos que pueden aportar estos futbolistas permiten a la MLS, como marca, generar notorios ingresos y desarrollar una mayor fanbase que permita a la liga crecer en infraestructura, categorías menores, y otros aspectos importantes.

La MLS –como liga– no tiene misión, visión y valores. En cambio, la Federación de Fútbol de Estados Unidos, sí posee una misión: “to make soccer, in all its forms, a preeminent sport in the United States and to continue the development of soccer at all recreational and competitive levels”. Como marca, la MLS falla en este aspecto ya que no logra comunicar su enfoque como liga ni sus intenciones. La misión de la Federación de Fútbol de Estados Unidos puede ser un punto de partida para que la Major League Soccer logre establecer un propósito claro haciéndolo llegar a sus fanáticos en todas partes del mundo. En cuanto a la visión y valores, marcas como la NFL y la Barclays Premier League hacen ver las falencias que posee aún la MLS, ya que constan de una acertada visión y claros valores; parten desde ofrecer una gran experiencia y un gran espectáculo, hasta facilitar las herramientas para el desarrollo de jóvenes talentos a través del respeto, integridad, trabajo en equipo, humildad, etc.

Según Forbes, para 2014, la MLS tenía a 5 equipos entre los 30 más valiosos (en millones de dólares): New York Red Bulls con 250.5, Sporting Kansas City por 229.1, Los Ángeles Galaxy 207.6, Seattle Sounders 80,6 y finalmente Columbus Crew con 60.3. En el mismo estudio para 2015, la MLS tenía un valor de 968 millones de dólares.


La liga de mayor nivel en Estados Unidos ha logrado proyectar su imagen de dos maneras. La primera fue la evolución de su logotipo la temporada pasada (2015), haciendo uno más claro y adecuado al SXXI. Esto sumado a los contratos televisivos que hace que la MLS se vea a nivel mundial. Fox Sports, RDS, Univisión, Espn, TSN y Globo Sat para el continente americano; Sky Sports y Euro Sports para Europa; Fox Sports para África; Le TV y Bein Sports para Asia y Oceanía.

Para el año 2015, Heineken y Audi llegaron como nuevos patrocinantes de la liga y se unieron a Jhonson & Jhonson, Oreo, Trident entre otros. Sin embargo, Adidas, es el patrocinante oficial de la liga. Algunos beneficios que han adquirido los equipos con esta marca es la indumentaria deportiva, el programa My coach system, donde cada cuerpo técnico puede medir el rendimiento físico de los jugadores en el campo y el programa de becas para permitir que los jugadores desarrollen una carrera mientras practican el fútbol; sin duda elementos fundamentales para una práctica deportiva de alto rendimiento.


La MLS ha buscado establecerse como una marca internacional. A través de los años ha pasado por reformas continuas. Desde la manera de ejecución de los penales, hasta constantes cambios en su logotipo. En los últimos años ha buscado vender un producto diferenciador en el mercado, pero aún puede atacar ciertos factores.

En cuanto a las fortalezas, el contrato con Adidas (renovado en 2010 hasta 2018) generó un apoyo a jóvenes talentos en sus estudios, para su posterior contrato con clubes de la MLS, nombres como Tim Howard, Clint Dempsey y demás aparecen en los registros. Así también logró una unificación en los uniformes, siendo quien los fabrica en cada uno de los equipos.

Pero el apalancamiento con la marca alemana podría incrementarse en cuanto al apoyo a jóvenes atletas, viéndose como una oportunidad de potenciar talento con una base solidificada en estudios universitarios. Así como en cuanto a la formación de personal calificado para estar en los cuerpos técnicos de los clubes (entrenadores, fisioterapeutas, etc). La MLS ha apostado al talento internacional para poder mejorar el nivel de sus atletas, en vez de establecer una base para sus ciudadanos. Con el contrato de Adidas podría aumentar el nicho.


El promedio de asistencia de la MLS en 2015 fue por encima de la barrera de los 18.000 espectadores, superando –entre otros– a la Serie A italiana, pero por debajo de sus competidores internos: NFL, MLB y NBA. Esta podría incrementarse ya que la mayoría de los estadios poseen capacidad para más de 40.000 personas. ¿Cómo? Una de las principales ventajas que puede tener la MLS son los fuertes patrocinantes que están vinculados a ellos. Se podría establecer una campaña de alianza con Adidas, Heineken, Herbalife, etc. Para subir las visitas a los partidos.

Una de las principales debilidades de la MLS es no contar con infraestructura propia. Los estadios generalmente son de otros clubes de otras disciplinas y son reformados para la práctica del fútbol.

Pero no todo es de manera interna, también existen las amenazas causadas por ligas alternas que se van dando un nombre, gracias a los jugadores que importan, como la NASL. La ventaja competitiva que posee es que no tiene tope salarial, a diferencia de la MLS que si lo tiene. Algunos posibles fichajes del fútbol norteamericano han volteado a la NASL ya que tendrán más ganancia para su bolsillo.



La MLS es el referente del fútbol en Estados Unidos, pero su búsqueda debe ser continua y progresiva. Están comenzando a generar ruido a nivel internacional, pero tienen fallas que deben solventar para dejar de ser una liga de “retiro” en los jugadores de renombre y ser una liga atractiva, con sentido de pertenencia y proyección mundial para posibles atletas en formación y sus seguidores.

Publicar un comentario