«Chile tuvo en sus filas a un jugador distinto, de esos atrevidos que rompen con la monotonía, que piden el balón a sus compañeros sin miedo a equivocarse [...] Ese no fue otro que Matías Fernández, quien a pesar de la férrea marca de los defensores contrarios, se las ingenió para manejar la pelota y contagiar a la Roja con su atrevimiento»



Fabrizio Cuzzola (@FabriCuzzo22)


Cuando se habla de ‘contraste’, suelen hablarse de dos cosas diferentes, por ejemplo, el blanco y negro. El presente campeón de Chile contrasta con el presente de los equipos de la ciudad de Milán. Después del triplete ‘neroazzurro’ y el Scudetto ‘rossonero’ de 2011, el palmerés de milanistas e interistas no sufre alteraciones.

Es cierto que el fútbol chileno atraviesa – probablemente – la mejor época de su historia: Marcelo Bielsa, Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi han catapultado a la selección chilena a dos Copas Américas consecutivas, en un proceso formativo comenzado por Bielsa que luego materializarían ‘Sampa’ y Pizzi. En contraste, aunque el ‘Derbi della Madoninna’ nunca se devaluará, dos de los equipos más importantes de Italia atraviesan horas bajas. Para esta edición, Milán cómo ciudad tiene dos chilenos: En el Inter la pierna fuerte la pone Gary Medel, mientras que en la otra alberca, Mati Fernández pone fantasía al ataque del Milan. O eso pretende.

Vicenzo Montella lo conoce de la Fiorentina y lo pidió para que luchara el puesto. Está en San Siro a préstamo desde el cuadro violeta. Sus historias son muy curiosas. Mati contrasta con Gary, pero a la vez hay tanto en común…

15 de mayo de 1986: Provincia de Buenos Aires. En Argentina comienza la historia de Matías Ariel Fernández, cuándo en el barrio de Caballito nacía ‘El Pelusa’, de padre chileno, de madre argentina. Hasta los 4 años estuvo Matías en territorio albiceleste, antes de mudarse a La Calera, dónde comenzaría a jugar fútbol de la mano del Unión, dónde se formó hasta los 12 años. Un grande como el Colo-Colo se hacía con ‘Matigol’ y pese a una lesión de espalda a sus 17 que pudo marginarlo del fútbol, en 2003 lo vimos jugar en Copa Sudamericana. Colo Colo perdió 3-4 ante Deportes Ovalle y se quedó fuera del torneo, pero Mati – en su único partido del año – marcó un golazo digno de su categoría. Casi por casualidad.

57 goles y 28 asistencias en 112 partidos, de 2003 a 2006 en el fútbol chileno con el cuadro colocolino. En su último año vistiendo la blanca se convirtió en el tercer chileno en ser escogido ‘Futbolista del Año en Sudamerica’ (superando a Fernando Gago y Rodrigo Palacio), fue parte del XI ideal de América, y fue escogido el mejor deportista de Chile. Por casi 6.100.000 euros, el Villarreal se lo llevó en 2007 por petición expresa de Manuel Pellegrini para sustituir a Robert Pires. Alta responsabilidad.

Con la camiseta ‘14’, salió el Matías Fernández promesa. Pellegrini lo alternaba entre titularidades y suplencias. Era el revulsivo del submarino, un jugador que destrozaba defensas y ayudaba a Nihat y ‘Beppe’ Rossi a ensanchar sus cuentas goleadoras con pases entre líneas excelsos, o faltas cometidas sobre él que luego alguno de los dos aprovecharía para cambiar por gol. Especialidad de la casa, pero una pulgabia en un entrenamiento sería el comienzo del declive de Fernández. Perdería terreno en el XI de Villarreal, sería duramente criticado por la prensa española y el propio Manuel Pellegrini, y ese goleador traído de Colo Colo se marchaba del submarino dejando 7 tantos y 15 asistencias en casi 100 partidos.

Aunque probablemente parecía que daba para más, el siguiente destino del chileno sería el Sporting de Lisboa en Portugal. 3.700.000 euros para llegar a la Liga Sagres. Con la confianza de Paulo Bento, Fernández creció en confianza en Portugal y fue el desequilibrio que requería el cuadro verdiblanco. En el club luso pulió su excelso golpeo de balón y empezaría a cobrar penaltis y libres directos. En 2010 se volvió a lesionar y perdió 10 fechas del torneo portugués. En 2011 volvía al Sporting tras la Copa América de Argentina 2011… lesionado. En 2012 se retiraba a los 21’ en el derbi de Lisboa ante Benfica tras resentirse de esta lesión. Aunque Fernández fue vital en una de las mejores temporadas de la historia del Sporting, ya las lesiones comenzaban a ganarle la partida a un jugador que ya tenía cumplidas 26 primaveras. Le llegó la hora de emigrar al fútbol competitivo.

En 2012 ficha por la Fiorentina (4.5 mill. Euros) buscando otro desafío importante. Antes de debutar oficialmente, Mati se lesiona en un amistoso ante Faccia. Ante Pescara desde la mitad de la cancha haría uno de los goles más memorables de su carrera. Su primero con la elástica ‘viola’.



En Febrero de 2014, un golazo ante Parma en todo el ángulo daba indicativos de que venía un gran año para Mati, sin embargo, una lesión de su tobillo lo marginó del Mundial de Brasil 2014, cita en la que Chile llegaría hasta Octavos con el recordado poste de Mauricio Pinilla. Volvería  a la acción con la ‘Fiore’ en septiembre, y la decisión era de llevarlo poco a poco para evitar que se volviera a hacer daño.

31 de agosto de 2016. Matías Fernández ficha por el AC Milan por petición expresa de su exentrenador, Vicenzo Montella. Hasta la fecha, Fernández solo ha podido disputar tres partidos como milanista. Ya a sus 30 años, la sensación general que da es que Matías pudo ser uno de los más brillantes mediocampistas de la historia del fútbol sudamericano…si las lesiones se lo hubiesen permitido.

<< Gary Medel es quien dirige al equipo, es un jugador vérsatil y ya se está ganando a los aficionados. Cuando un jugador pone el corazón y lo mezcla con buena técnica rápidamente se gana los aplausos […] si sigue así va camino a transformarse en un ídolo del Inter. Su juego es impresionante, ha servido para darle equilibrio al equipo de Mazarri, es un jugador que nunca se da por vencido y que además posee una gran técnica >>





13 días, dos meses y un año después en Santiago de Chile nacía Gary Alexis Medel Soto. A sus 12 años ya jugaba profesionalmente en Chile de la mano de la Universidad Católica.

Si Mati destacaba por ser un jugador elegante, pero frágil, Gary va por todo lo contrario, un futbolista con un juego brusco y potente físico para ir al corte. Debutó en 2006 y rápidamente en 2008 tenía 3 goles cómo profesional, debutaba en Libertadores y había jugado de volante 5, lateral y central. Hasta 2009 estaría en Universidad Católica, siendo un jugador resaltante para la causa del actual campeón del fútbol chileno. Más que un jugador, un hincha del club.

En 2009, Boca Juniors apostaba tímidamente por él, con un préstamo de 200.000$ y Damián Díaz. En la memoria de los hinchas de Boca quedará no sólo por la brusquedad a la hora de entrar, sino por su importante aparición en los momentos de necesidad. En ‘La Bombonera’ no tendrían por qué arrepentirse de su préstamo cuando debutó ante Manchester United. Si bien dejó episodios de violencia y muchas tarjetas rojas, también dejó momentos gratos en la memoria del hincha azul y oro, cómo por ejemplo, un doblete ante River Plate para que Boca ganara 2-0. Tras el mundial de Sudáfrica 2010, Gary recibe ofertas desde Europa, rechazadas por el Boca. Tras un pésimo Apertura 2011, vuelve a llegar una propuesta desde Andalucía y Medel le solicitó a la dirigencia del Boca, con la misión de seguir creciendo como futbolista, que lo dejaran marchar al Sevilla.



3.6 millones de euros invirtió el cuadro español para llevárselo. Aunque tuvo una lenta adaptación, finalmente sería un titular indiscutido en un Sevilla sin muchas luces. En la memoria del hincha sevillano, dos salvadas de gol sobre la línea ante F.C. Barcelona. En Boca, Gary debutó jugando ante Manchester United, mismo equipo que lo despediría del Sevilla en 2013.

Los destinos de Gary y Mati pudieron cruzarse en ese mercado de pases: La A.C.F. Fiorentina había mostrado un gran interés en hacerse con la ficha de Medel Soto, a sabiendas de que no seguiría en Andalucía. Lastimosamente las cosas no se dieron en Florencia y a cambio de 13 millones de euros, el Cardiff City se hacía con la ficha del rocoso jugador. El ascenso a una Premier League en crecimiento fue factor suficiente para convencerlo, 34 partidos en la máxima categoría del fútbol inglés y Gary se fue a Championship con el Cardiff.

En medio de tan trágico destino estaba el Mundial de Brasil 2014. Una muy destacada actuación para el nacido en Santiago de Chile bastó para que Walter Mazzarri lo pidiera para su Inter de Milán, con la misión de reemplazar al mítico Esteban Cambiasso, que se marchó a Inglaterra con destino al Leicester City. Su estilo de juego sirvió para que pueda meterse a los aficionados ‘neroazurri’ en el bolsillo, dándole equilibrio a una medular interista irregular, cómo todo el club desde hace algunos años para acá. Su polifuncionalidad le ha servido a todos los entrenadores que han pasado por el club y le dan el título no sólo de un todo-terreno sino de un líder nato dónde juegue dentro del único club italiano en haber logrado un triplete.

El Mundial de Brasil y las dos Copas Américas han servido para que Gary Medel catapulte su carrera y pase de ser un mediocampista común, a ser uno de los más cotizados del fútbol europeo.




En común, son Gary y Mati. 4 letras que dan nombre a dos de los más grandes talentos salidos de la tierra del vino. Una ciudad, Milán. En el último derbi, una lesión de Medel evitó que ambos se vieran las caras (raro que no fue al revés). Carreras de similar trayectoria (Colo-Colo y U. Católica, Villarreal y Sevilla, Milán e Inter) y también el ser premiados de manera similar. Fernández fue galardonado en 2006 cómo mejor deportista de Chile, premio que también está en la vitrina de Medel pero en 2008. Ser el mejor mediocampista del torneo chileno y estar en el XI ideal de América también son proezas en común. En comparativa, la carrera de Gary, a sus 29 años le ha aportado más experiencia que lo vivido por Matías Ariel, a sus 30 (un año más) tiene experiencia en 4 países (Chile, España, Portugal e Italia), ante los 5 del exjugador universitario (Chile, Argentina, España, Inglaterra e Italia). 

Publicar un comentario