Cosme González (@CosmeGonzalez

El partido de vuelta de la semifinal del futbol mexicano estaba listo, Necaxa visitaba en el Estadio Azteca a las Águilas del América, para definir una serie que en la ida quedó igualada a un tanto. Los de Coapa se llevaron el de vuelta por marcador de 2 a 0, y  avanzaron a la final por  global de 3 a 1.

1.- La formación


El América para este encuentro salió con su habitual parado el 1-5-3-2. En la portería Moisés Muñoz, la defensa estaba compuesta por Paolo Goltz, Pablo Aguilar y Edson Álvarez en la central, en las bandas por derecha Ventura Alvarado y por izquierda Miguel Samudio. En el  medio campo estaba William Da Silva como único contención, mientras que como interior por derecha se formaba Renato Ibarra y por izquierda Oribe Peralta; en la delantera mandó a Silvio Romero y Darwin Quintero.


Por su parte el Necaxa, saltó con un 1-4-3-3. En la portería estaba Marcelo Barovero; en la central, Fernando Meza y Mario de Luna; en la laterales, por derecha Brayan Beckeles, y por izquierda Jairo González. El medio campo estaba compuesto por Michael García como medio centro, y como interiores Manuel Iturra y Luis Felipe Gallegos. En el ataque, como centro delantero, Fabián Espíndola, mientras que como extremo por derecha estaba Jesús Isijara, y por izquierda el chileno Edson Puch.


2.- La función clave de Ventura Alvarado

La idea de poner a Ventura Alvarado por derecha era principalmente porque es muy buen marcador, y Lavolpe buscba neutralizar a quien por ese sector suele mandar “Poncho” Sosa: Edson Puch. Alvarado tenía una tarea difícil, que consistía en detener los constantes embates del que es catalogado como uno de los mejores jugadores del torneo. Además, permitía que Miguel Samudio por el sector  izquierdo se incorporara con más facilidad y libertad al ataque, quedando la defensa americanista con cuatro elementos.


3.- América sin balón

Cuando Necaxa atacaba, el cuadro americanista se defendía con un 1-4-4-2, con la idea de cerrar espacios. Casi siempre quien desprendía de línea defensiva para posicionarse en el medio campo era el joven Edson Álvarez, quien salía de su zona para marcar al jugador que quedaba libre en el medio campo.


Con este cambio de formación los de Coapa tenían mayor ocupación territorial, y es que en el partido de ida, el gol del Necaxa cae en una clara superioridad a la defensiva de los americanistas de 8 a 4.


4.- Táctica Necaxista

El cuadro visitante buscaba tapar la salida de los de Coapa, quienes gracias a su línea de 5 permiten que sus carrileros se alarguen. Edson Álvarez era quien frecuentemente iniciaba las salidas americanistas, por eso “Poncho” Sosa ordenó que tanto Puch, como Espíndola e Isijara fueran los primeros defensas necaxistas, para quedar prácticamente mano a mano arriba y buscar recuperar el balón lo más cerca del arco rival posible.


Una vez rebasada la línea de delanteros, el jugador necaxista más próximo al balón buscaba retardar la jugada para ayudar al regreso de los delanteros y tener el mayor número de elementos posible detrás de la línea del balón. Cuando Necaxa no tenía el balón convertía su formación a un 1-4-4-2.


Cuando el carrilero por izquierda americanista, Miguel Samudio, se incorporaba al ataque y lograba llegar hasta la línea de fondo, el cuadro visitante formaba una línea de 5 en el fondo, quedando parado con un 1-5-4-1.


5.- Lavolpe contra Sosa

Experiencia contra juventud. La estrategia la ganó el “Bigotón” cuando ambos metieron mano al equipo en los cambios. Sosa fue el primero, partiendo de la idea y necesidad de buscar el partido, “Poncho” sacó a Michael García -su único contención- dejando desprotegida esa zona del campo. Lavolpe respondió sacando a Silvio Romero, y mandando a la cancha a Osvaldo Martínez, quien se colocó como contención, con William Da Sailva formándose como interior por izquierda, mientras que Oribe subió a la delantera con Quintero.

Peralta, con la encomienda de ser el poste, y Quintero jugando por detrás de el con mayor libertad. El primer gol americanista cae así, juego directo de Moisés Muñoz que Oribe bajó para Ibarra, quien después de una buena conducción pasó a Da Silva que venía en diagonal hacia el centro y mandó el pase a la redes.


Publicar un comentario