Gabriel López (@Gabriel_1021)


Brasil es sinónimo de fútbol. Las eliminatorias para Rusia 2018 no comenzaron de la mejor manera para La Canarinha, pero nunca se debe menospreciar a este gigante. Les criticaron duramente y hasta fueron llamados “terrenales”, pero desde que se consagraron en los Juegos de Río, con un Neymar pletórico, han aplacado todas esas dudas que surgieron: la bestia despertó.

Tras la llegada de Adenor Bacchi, mejor conocido como Tite, la verdeamarela no ha parado de ganar: 6 partidos ganados con 17 goles a favor y tan solo 1 recibido.

Tite le dio la vuelta al equipo y adapto las piezas claves para lograr un buen funcionamiento. El gran momento de Brasil se refleja tanto en la cancha como en la tabla de las eliminatorias, ya que son líderes indiscutibles. Estamos muy cerca de  volver a ver aquel Brasil con ese ‘Joga Bonito’, que lo caracterizó por muchos años, pero en una versión más concreta y simple: un equipo muy trabajado y ordenado en todas sus líneas, que le permite jugar bien y tener su propia identidad, algo que con Dunga parecía imposible de conseguir.

El equipo sale de memoria desde que Tite tomó el cargo y para esta doble fecha (Argentina y Perú no fue la excepción): Alisson, Dani Alves, Marquinhos, Miranda, Marcelo, Renato Augusto, Fernandinho, Paulinho, Coutinho, Gabriel Jesús y Neymar. El único cambio en el 11 titular fue la inclusión de Filipe Luis en el lateral izquierdo debido a la ausencia de Marcelo por sanción.

Le costó muy poco encontrar el 11 ideal al entrenador porque sus características son de alinear equipos cortos entre líneas y cuenta con los jugadores para ello. No le tembló el pulso para sentar a dos jugadores que venían siendo claves e indiscutibles en el proceso de Dunga como Wilian y Douglas Costa. Tite entendió que necesitaba más juego limpio a ras de suelo y por ello unió a los ‘jugones’, prescindiendo de estos velocistas.

El trabajo de Fernandinho en el medio campo ha sido impecable y le permite a Paulinho y Renato Augusto olvidarse un poco de los temas defensivos, aunque en las contras los rivales tienden a dar una mano. Por otra parte, los laterales de turno son indispensables para Brasil, ya que marcan diferencias tanto en ataque como en defensa. Las salidas del conjunto brasileño siempre inician por las bandas.


Luego de todo este trabajo de sacrificio y de armar un equipo muy corto entre defensores y atacantes, aparecen dos jugadores que tienen absoluta libertad para moverse por todo el campo: Coutinho y Neymar. El primer gol de Brasil ante Argentina es el ejemplo perfecto: recibe Marcelo por la banda, busca a Neymar y éste con un toque de primera habilita a un Coutinho que queda con ventaja y sin pensarlo se perfila para mandar la pelota al ángulo derecho. 



El 3-0 ante su similar de Argentina fue mentiroso, porque el partido pudo haber quedado mucho más abultado en cuanto al resultado. El parado táctico de los locales fue perfecto y le pasaron por encima a la albiceleste. Fernandinho estuvo todo el partido pendiente de Lionel Messi y el astro del Barcelona no pudo carburar. Di María, quien fue el otro jugador de la banda, tampoco pudo ser trascendente porque Renato Augusto y Paulinho dominaron la pelota a placer. Todos los goles llegaron por las bandas y he allí la importancia de los laterales en este sistema.

El partido en Lima ante Perú fue mucho más trabajado y luchado en el medio campo durante el primer tiempo, pero aun así se jugó al ritmo que Brasil quiso. Neymar y Coutinho no tuvieron tantas libertades con el balón y la baja de Marcelo terminó siendo muy importante. Filipe Luis se preocupó más por tapar las subidas continuas de Cuevas y Renato Augusto tuvo que ingeniárselas para hacer el ida y vuelta él solo. Ante la presión fuerte de Cuevas y Carrillo en la salida, Brasil optó por jugar más centralizado, pero el primer tiempo pudo ser para cualquiera.

En el segundo tiempo, Brasil adelantó sus líneas y comenzó a adueñarse del encuentro. Coutinho retrocedió unos metros la cancha y para tener más contacto con la pelota. Renato Augusto se tiró más al medio y Gabriel Jesús pasó un poco más a la banda, dejando su posición de 9 fijo. Era un constante movimiento para buscar romper esa línea. El 0-1 llega en una jugada aislada, más allá de que Brasil era más que Perú. Coutinho inició una cabalgata en solitario para tratar de sortear rivales en el área, pero el balón fue rechazado a medias y quedó rifado para Gabriel Jesús que la mandó a guardar.

Perú tuvo ciertas situaciones con peligro a balón parado, pero le fue imposible crear juego. Brasil prefirió jugar simple y explotar la velocidad de Neymar, Gabriel Jesús y Coutinho en cada ataque. A pesar de jugar casi todo el segundo tiempo con el resultado a favor, el partido no estaba cerrado y con muy poco Perú buscaba hacer daño. En otra jugada aislada, en la cual parecía que el ataque se diluía, Neymar se perfiló y lanzó un derechazo que se estrelló en palo superior. Unos minutos después, el fútbol hizo justicia y llegó la recompensa para el mejor jugador en la cancha: Renano Agusto recibió en el área y batió a Gallese.

Brasil cerró esta doble fecha con 5 goles a favor y ninguno en contra. Aplastó a Argentina y dominó a Perú. Estamos en presencia de un equipo superior al resto y la tabla lo confirma. Brasil, está con pie y medio en Rusia 2018.





Publicar un comentario