Diego Sancho (@SanchoDiegoo) y Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

Definir y explicar las características de un futbolista es difícil. El factor irregular de sus rendimientos causan dispares percepciones. Intentar hacerlo de los que son jóvenes es aún más complejo porque lo normal es que su talento mejore o empeore. Es un mito que un futbolista culmine su etapa formativa en el juego, pregúntenle a Diego Latorre si ha aprendido algo nuevo desde el retiro.

El caso es que Reiner Castro tiene 22 años y es el nombre más destacado de las filas del Caracas tras su eliminación. Pasó a la palestra nacional por sus tres goles al Deportivo La Guaira en cuartos de final. Pero antes de que se transmitiesen dos partidos consecutivos de los rojos a nivel nacional, el nativo de Orope hacía goles en la capital.

La primera impresión que genera es la de un imberbe tímido. Mirada perdida y de sonrisa infantil. Baja estatura y poco apuesto. Cuando lo entrevistan para que lo vea todo el país tartamudea y duda sobre cada palabra que va a decir. En Argentina le dirían “pibe”

Pero verlo con el balón en los pies en plena transición ofensiva acaba todas las apariencias de debilidad. Mirada fija entre los tres postes con faz de fría concentración. Perfil acomodado en cada toque al esférico. Al pase vertical hacia el área es directo y preciso y no duda sobre la acción que va a ejecutar. En Argentina le dirían “matador”.

Además, cuenta con todas las capacidades de un extremo; pero termina jugando como delantero puro o acompañante del “9”. Un futbolista explosivo; aunque, cuando le toca pausar, sabe esconder la pelota y pensar qué acción realizar.

Sus estadísticas provocan una sensación de impresión; en tan pocos partidos anotó (11) goles y asistió (4) veces. Transformándose, tan rápido, en una de las figuras del primer equipo del Caracas. 
Reiner Castro es un jugador con gran habilidad técnica, de los mejores del fútbol venezolano. Conducción, control, pase y remate. Asimismo, cuenta con una formidable velocidad, marca el pase, se ofrece, regatea. Comprende su rol, entiende su posicionamiento dentro del campo. Colabora colectivamente.

Disfruta de unas grandes condiciones. Ya advierte y se perfila como una promesa del fútbol venezolano, actualmente ya destaca por encima de varios en el torneo interno. El tiempo juego en su equipo.

Publicar un comentario