Ernesto Díaz (@Ern_di)


Como ha ocurrido en los últimos torneos hay una sorpresa, un equipo que muchas veces no está en el primer plano de futbolero nacional, ocurrió con O'higgins, Palestino, Unión Española, Cobresal, Santiago Wanderers y hoy el invitado de piedra es Iquique, cuadro que por estar lejos de las luminarias de Santiago se lee y escucha poco de ellos.


Lo primero que se puede decir es que es un cuadro pragmático que basa el éxito de su funcionamiento defensivo, con un 5-3-2 como esquema base que el algún partido puede cambiar al famoso 4-2-3-1, donde su formación de origen esta conformada con Naranjo ©; Moreno, Lopez, Zenteno, Charles, Dávila; Caroca, Riquero, Bustamante; Ramos y Villalobos.



Defensivamente marca en zona (lo jugadores no siguen por toda la cancha al jugador que están marcando), se agrupa en su campo y trata de recuperar la pelota por posición y no por presión, donde la capacidad de anticipación de Caroca y los centrales Zenteno, Lopez y Charles juegan un papel fundamental en la recuperación del balón.

Recuperación por posición // Recuperación por presión

Cuando ataca nos podemos encontrar con dos Iquique, una tan diferente al otro como el día y la noche, cuando el cuadro rival esta acomodado defensivamente, Iquique avanza en bloque lento y pausado casi pereciendo que no desea equivocarse y esperando el momento justo para efectuar el remate o el centro para concluir la jugada, pero si logra recuperar la pelota a través de una intercepción o anticipación (por eso son tan importantes los jugadores antes mencionados), es un equipo muy veloz para ir al frente y con libertad para cualquiera llegar al área rival.

         

Pensando el partido con Católica será vital que pueda controlar las bandas y el apoyo que puedan tener sus laterales para controlar a Noir y Fuenzalida, si pierde estos duelos sus opciones de salir victorioso serán bajas, sin olvidar el manejo emocional que deberán tener con este partido limite que para muchos de su plantel será el partido más importante de sus carreras.

Publicar un comentario