Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)


El Chile de Juan Antonio Pizzi posee varias acciones y movimientos en los cuales son claves o fallan.


1. No hay marca en el hombre que anota el 1-0 de Ecuador.

La posibilidad de tener superioridad numérica puede provocar superioridad posicional; pero en éste caso la ventaja en número no es correcta, es decir, no sirve de nada. Lo importante es poseer jugadores con atributos, que sepan dónde anticipar las decisiones de sus compañeros. En general, entender e interpretar el juego, cosa que no ocurre en la imagen.


Repliegue incorrecto, todos corriendo hacia el arco sin pensar en el balón. Fallas en la ubicación y distancia al marcar al rival, que provoca espacios para que profundicen y hagan daño.



2. Modelo ofensivo con muchísima movilidad, que se le puede catalogar como un ataque asociativo. Se construye con triangulaciones, con la idea principal de acumular jugadores en un lado para liberar a un futbolista, que hace el movimiento de ruptura. Teniendo así opciones para desequilibrar y dividir la defensa rival.

En la imagen se observa cómo se realiza la típica triangulación holandesa, donde el balón pasa del primero al segundo y del segundo al tercer hombre. Circulación del balón y rompimiento de la espalda rival. Escalonada por la banda.



3. Se cumplen, prácticamente, todas las fases del espacio libre en la imagen que se observa. Creación del espacio arrastrando el rival, ocupación del lugar, desplazamiento y aprovechamiento.

Los jugadores de Chile demuestra velocidad de ejecución, técnica, coordinación al desmarcarse y tocar, y una inteligencia de juego.

Se supera líneas y se rompe la espalda del defensa rival. Organización, lectura de la subida y profundización, unida a un cambio de ritmo. El jugador chileno que proyecta sabe cómo atacar y ocupar el espacio libre en la banda. Sin embargo, hay un problema para finalizar correctamente el centro.



4. Chile es una de las selecciones que mejor trabaja la salida del balón, un término que se utiliza para referirse al inicio de la fase ofensiva de un equipo, en la primera línea de jugadores. Participación de los 11 futbolistas con el balón; el portero también juega.

Los centrales chilenos rotan el rol de uno con amplitud en el campo y el otro cercano al portero. Mientras que los volantes siempre están cercanos a la línea defensiva o detrás de la línea de presión rival para apoyar y dar fluidez y limpieza a la circulación.

Chile posee coordinación y organización en éste rol. Saben cómo avanzar líneas.  



5. Triangulaciones en el sistema, que permiten organización para desestabilizar al contrario (6-3-1 contra Colombia). Chile sabe cómo cerrar líneas de pase del rival.

Las triangulaciones en el planteo del equipo chileno permiten orden en la estructura para realizar las funciones al defender, y también, crear y circular. Desarrollando, por ocasiones, un juego posicional que logran el desequilibrio. Siempre respetando las líneas. Esto es posible por la “memoria táctica” de los futbolistas chilenos y la interpretación de las acciones.

Existe una variación en el sistema inicial; ya que los jugadores chilenos buscan insertarse en la línea defensiva para generar equilibrio y permitir una presión alta o una doble cobertura en la banda. Organización defensiva en el parado táctico.



6. Armonización en la banda para poder cerrar el desborde del rival. Sin embargo, Chile, por momentos, sufre la profundización de los rivales, al no controlar la superioridad posicional.



7. Algunos problemas para saltar líneas – defensa al ataque o medio al ataque –. Aunque, la selección chilena es un equipo con muchas variantes y movimientos. En ataque, el retroceso del delantero consigue atraer marcas, para dejar el espacio y lograr que los extremos e interior atacan los espacios libres.



8. Al utilizar la función de tener jugadores insertándose en la línea defensiva genera que exista una mayor lectura y control sobre el rival para realizar una presión alta. Control del ataque directo del adversario.

Además de la típica presión alta, a la línea defensiva, en la salida de balón del rival. Chile es una selección que sabe controlar el pressing alto en su campo, con el objetivo siempre de conseguir el balón, llevando al rival a tener poco tiempo para pensar y realizar la acción.

Lo podemos denominador mejor como una selección que realiza un pressing total, es decir, en toda la cancha.



9. Las fallas en la superioridad numérica sin control en la defensa permite la llegada con libertad del rival, pero la existencia de “memoria táctica” logra el reacomodo atrás. Pueden estar mal; sin embargo, se posee un conjunto de futbolistas inteligentes que sabe cómo y a qué jugar.

Los jugadores saben jugar con las intenciones de sus compañeros y rival, es decir, anticipan sus decisiones, muestran su potencial y permiten que, en esta ocasión, aparezcan ventajas posicionales.




Publicar un comentario