Gustavo Laguardia (@AKD_GustavoL)

Promediaba la primera década del siglo XXI, corría el año 2005 y a Racing comenzaba a quedarle cada vez más lejos el logro alcanzado después de 35 años (Apertura 2001-2002), aquel “caótico” 27 de diciembre del 2001 en una Argentina que había estallado en una de sus peores crisis sociales de los últimos tiempos. Más lejos, además, iba quedando la posibilidad de armar un buen equipo, competitivo y protagonista.

Los hinchas trataban de elaborar, como podían, el duelo por la partida de Diego Alberto Milito (148 PJ 37 Goles 1 Título), esa bocanada de aire fresco en el pesado clima de las carencias futbolísticas que aquejaban al equipo. Sin embargo, una nueva brisa empezaría a soplar con fuerza, a tal punto que “el Diego” se iba transformando en un grato recuerdo para dar lugar a una sorpresiva realidad, Lisandro López, “el Licha”, el que imitaba al de los tres chiflados con su mano abierta sobre la cabeza acto seguido a convertir un gol. Y fueron 26 goles en 70 partidos jugados, para todos los gustos, 18 de jugada, 5 de cabeza, 2 de penal y 1 de tiro libre. Hasta que se fue. Lisandro López también se fue. Y otra vez el equipo a regresar al pesado clima de las carencias… Otra vez a añorar las brisas suaves que duraban lo que duran las cosas buenas, muy poco en el ámbito doméstico, futbolísticamente hablando…

Casi once años después, más precisamente en enero de 2016, regresa a su club de origen Lisandro López, otro repatriado argentino, para volver a compartir cancha con Diego Alberto Milito; “el Diego” y “el Licha” nuevamente juntos, ya no brisa suave, sino viento que todo lo lleva, para bien, hacia adelante, hacia el horizonte, hacia la posibilidad concreta de un equipo competitivo y protagonista. Durante el primer semestre López convirtió 10 goles (4 por el Torneo local, 4 por Copa Libertadores y 2 por Copa Argentina).

Ya campeón por segunda vez en la historia de Racing con el Título “Transición” 2014, Milito se retira el 25 de mayo de 2016 con más de 200 partidos, 59 goles y 2 títulos y entrega su legado y herencia a Lisandro.

Con el reinicio del fútbol en Argentina después de la larga crisis de la A.F.A (casi 4 meses sin fútbol), durante los últimos días del mes de agosto del corriente año, Racing comenzó su participación en el Torneo local con Lisandro López como Capitán y máximo referente, potenciado aún más, por la partida de Sebastián Saja.


En apenas un par de partidos que se llevan jugados “el Licha” demuestra que no solo está a la altura de las circunstancias, sino que además juega y hace jugar, hace goles y los hace hacer, se nota y hace notar que él está ahí, en la cancha, con la camiseta de Racing, tan “chiflado” del gol como siempre, como para convertir ‘de chilena’ frente al clásico rival o ‘de tijera’ como en el último partido frente a Patronato, así de simple, así de lindo, así de  “chiflado”, de “chiflado” por el gol, está el nuevo referente y capitán del Racing Club de Avellaneda, Lisandro “el Licha” López.

Publicar un comentario