Diego Sancho (@SanchoDiegoo)

“Junto a la línea de cal, el equívoco es aliado de la muerte” - Juan Villoro


El Paris Saint-Germain – Arsenal tuvo como protagonista a un colombiano. David Ospina tuvo uno de esos partidos en los  que los porteros pueden lucirse;  varios mano a mano con Edinson Cavani y Ángel Di María en los que brilló pese a encajar un gol de camerino. Sus compañeros fueron superados por un combinado francés dinámico y con tino en el último pase para superar a la zaga londinense, pero el antioqueño metió las manos en el fuego y salvó a los suyos. Ante el Basilea no tuvo casi trabajo y Wenger confía en él para la Champions League.


En un país que sabe perdonar los errores del pasado, pero no a cualquier precio, Ospina se ha mantenido firme por años en el arco cafetero. Así deje colar las "desgracias" nacionales en el arco de la selección.

Ya para su etapa en Niza era titular con los cafeteros y tenía que competir por el puesto con Raúl Fernández, su homólogo peruano quien también tenía trabajo en cada fecha FIFA. Pero en el arco solo cabe uno, y sus actuaciones demostraron que era él el indicado.

Ospina estuvo discriminado durante meses de la titularidad luego de un nefasto inicio en la Champions en el que luego de un partido de local ante el Olympiakos fue duramente criticado.  En las redes sociales circulan videos de sus goles. Los arqueros quedan inmortalizados por los errores y no siempre por las atajadas. Son cautivos del fallo. Su técnico es consciente de ello: “Lo he dicho muchas veces, el puesto de arquero es el más infravalorado en el fútbol”. Para consolidarse bajo los palos se necesita tiempo. De modo que las contadas ocasiones que tenga para mostrar su talento son petróleo.

Decía Johan Cruyff que los canteranos  de los equipos grandes “tienen la ventaja de que les han insultado en todos los campos desde niños por ser los poderosos, y eso les ha hecho asimilar la presión.” Ospina se formó en las inferiores de Atlético Nacional de Medellín, así que podremos entender cómo el meta neogranadino ha podido repetir, y con gran prestancia, luego de aquel difícil partido ante el Olympiakos del 2015.


Ahora se ve en una situación inversa a la de su ciclo en Francia, el entrenador se decanta para jugar el grueso de los partidos con Petr Cech. Esto le da espacio para poder disputar solo partidos de Champions y probablemente de FA Cup. El técnico alsaciano, sin embargo, se ha mostrado satisfecho con el rendimiento de sus dos cancerberos

 “Estaba muy contento con Ospina, creo que es un guardameta de clase mundial. Lo bueno es que entre ellos (los dos porteros) tienen una gran conexión, y eso es un regalo para cualquier entrenador” Wenger

Sabiendo que el ambiente entre ambos porteros es de competencia sana, cabe acotar que sumando los partidos válidos por fecha FIFA con Colombia, para mediados de octubre Ospina habrá atajado en 6 partidos durante la vigente temporada; Cech lo habría hecho en uno más. Por suerte, Ospina tiene en la selección  “horas extra” de trabajo para recordarle a Wenger que tiene ganas de seguir trabajando, una ventaja competitiva que hoy no tiene Petr Cech, retirado de su selección al término de la Eurocopa de Francia.


"Si no juegas, tienes que dar lo mejor de ti en el entrenamiento para estar listo cuando el técnico te llame". Wenger

Publicar un comentario