Ads (728x90)

Rosario Central cayó por 3 a 2 ante Estudiantes en un partido electrizante. Montoya y Ruben convirtieron para los Canallas; Damonte, Viatri –de penal- y Sánchez para el local. Central terminó con diez: Lo Celso fue expulsado y se pierde el clásico frente a Newell’s



Por Vanesa Doretti (@VanesaDoretti)

El Pincha y los Canallas se enfrentaron por la sexta fecha del torneo de Primera División 2016/2017. El encuentro tuvo todos los condimentos que reafirmaron lo que en la previa se establecía como el partido de la fecha.

Hay dos miradas encontradas. Si nos enfocamos en el espectáculo, podríamos catalogarlo de partidazo. En cambio, si lo analizamos desde el juego, hubo varias fallas defensivas sobre todo. Pero en La Pizarra del DT siempre puntualizamos en el desempeño de los equipos, por lo tanto, comencemos a desentrañar lo que ocurrió en el match.

En el primer tiempo, Estudiantes tuvo el control del balón, aunque le faltó profundidad. Central, por su parte, achicó hacia atrás y aguardaba el contragolpe. Con Martínez -que jugó en lugar de Musto (lesionado)- cerca de los marcadores centrales. Una estrategia que no le sienta bien al equipo que conduce el Chacho Coudet. El Pincha ganó el mediocampo. Fue efectiva la presión de Damonte y Ascacíbar en ese sector. Pese a lo anteriormente descrito, la visita tuvo las primeras llegadas e incluso logró abrir el marcador.

A los 21’, luego de una jugada colectiva, con varios pases seguidos y una escalada de Menosse incluida, llegó el gol de Montoya de media distancia. Ningún jugador salió a marcarlo, y su remate fue a la red, previo pique al suelo.



Tan solo seis minutos le duró la ventaja a Central. A los 28’, Damonte empata el encuentro. El tanto llegó de pelota detenida, lo cual enojó mucho a Coudet porque lo habían trabajado en la semana. El jugador cabeceó con total libertad, tras el rebote que dio Sosa; encima ningún futbolista canalla fue al palo izquierdo del arquero cuando este salió a tapar el balón.



Una nueva falla defensiva en la visita se tradujo en penal y otro gol del Pincha. Mano de Burgos, el árbitro sancionó penal y Viatri convirtió desde los doce pasos para poner el 2-1 parcial.



El complemento fue diferente. Rosario Central se adelantó en el campo, comenzó a ser vertical, lo que caracteriza a este equipo. Le vinieron bien los cambios. Llamativamente Colman hizo un buen trabajo en la mitad de la cancha (no venía jugando bien en los pocos minutos que le tocó disputar).

A los 6’ el goleador Marco Ruben igualó el encuentro. Tras un preciso pase de Martínez, se sacó de encima la marca y definió con categoría desde un ángulo cerrado.




Otra vez Central no pudo mantener el resultado. Cuatro minutos más tarde, Estudiantes volvió a convertir: Sánchez puso el 3-2. Otra vez de balón detenido. Nuevamente no marcaron.




Era el mejor momento del Canalla en el partido, sin embargo, el tercer tanto Pincharrata y la posterior expulsión de Lo Celso cambiaron el panorama. No sólo del partido, sino que condiciona a la visita para el próximo encuentro donde deberá enfrentar a Newell’s sin una de sus figuras, sumado a que Musto está lesionado y Montoya salió herido. Para colmo, su técnico Coudet también debió abandonar el campo de juego y no podrá dirigir el clásico.

Con este escenario, Central de todos modos quiso y podría haber alcanzado el empate. Pero no tuvo precisión en las definiciones. Lo mismo le ocurrió a Estudiantes que lo pudo haber liquidado, no obstante, falló en los remates. Si faltaba algo más, Abal no le sancionó un penal a la visita cuando Ruben se cayó en el área tras una jugada dudosa. El final fue apasionante. Vibrante. Emocionante. Atractivo. Vistoso. Y así podríamos seguir agregando adjetivos calificativos. Fue funcional al show, pero no a los equipos. Ambos deberán trabajar en sus fallas. Sobre todo, las defensivas y conservar el resultado.

De esta manera, el que salió beneficiado fue el equipo que dirige Vivas, que sigue liderando la tabla de posiciones e invicto. El Canalla, por su parte, sin contar la abultada victoria ante Arsenal, continúa sin poder retomar su juego; aquel que entusiasmaba a los amantes del fútbol, sin distinción de camisetas. Paradójicamente, pudo convertirle dos tantos al puntero que a lo largo de estas fechas no le habían hecho goles.


Sin embargo, lo que más siente Central es no tener una zaga central consolidada. Hasta ahora no pudo suplir la dupla Donatti-Pinola. Coudet deberá decidir si sigue apostando por Mennose y Burgos que no vienen rindiendo o apostar por Gissi, que en el único partido que disputó se destacó (aunque jugó de lateral en reemplazo de Salazar, pero su posición original es central). A esto se le suma una nueva preocupación al Chacho en el futuro inmediato: no podrá contar con Lo Celso, el creador de juego y una de sus joyitas para el clásico, y tiene otros tocados.

Publicar un comentario