Por: Cosme González (@Cosmegonzalez)

Los Tiburones Rojos de Veracruz, en su era post Marini, y ahora comandados por Juan Antonio Luna llegaban a la Ciudad de México en busca de los tres puntos, para enfrentar al Cruz Azul, de Tomás Boy. Encuentro de goles que terminó con la victoria para Cruz Azul por marcador de 5 a 3.

1.-Cambio de formación


Para este encuentro la "Máquina cementera" hizo un cambio de formación. Acostumbrado a jugar con un 1-4-3-3, hoy los del Tomás Boy formaron con un 1-4-4-2. No solo fue cambio de formación, sino también de jugadores, pues en la defensa central estuvieron los habituales Enzo Roco y Julián Velázquez; en la lateral derecha, el “Cata” Domínguez, y en la izquierda, Omar Mendoza. En el medio campo, como contenciones, Aldo Leal y Rafael Baca; volante por izquierda, Rosario Cota, y por derecha, Joao Rojas. En la delantera “Chaco” Giménez, y Joffre Guerrón.


2. Estrategia de los Tiburones

Lo que buscaba el equipo del “Cabezón” Luna era apoderarse del medio campo, y por eso salió a la cancha del estadio Azul con una formación de 1-4-5-1, con Furch como único delantero y Albín como media punta.  Villalva como volante por izquierda y Luna por derecha; en la contención estaban dos elementos con buen trato de balón, Chiapas y Peñalba. Los jarochos alinearon con 5 jugadores en medio campo, para hacer superioridad ante los tres que habitualmente utilizan los cementeros.


Dicha estrategia, además de ganar el medio campo, buscaba abrir la cancha y ganar los pasillos laterales  para buscar centros al área y que fueran rematados por Furch. La idea se vio nulificada, ya que los cementeros cambiaron formación, para incrustar cuatro jugadores en medio campo, por lo que, tanto Villalva por izquierda como Luna por derecha, se veían obligados a recorrer más distancia para ayudar en marca a sus laterales.


Cuando Veracruz atacaba la formación variaba ahora a un 1-4-2-4. Como únicos contenciones, Chiapas y Peñalba,  y tanto Villalva como Luna, pasaban de ser volantes a  extremos. Albín se colocaba como un segundo delantero acompañando más a Furch.


3.- Movimiento sin balón

Los movimientos sin balón cada día cobran mayor importancia en el futbol. Actualmente, el espacio para pensar que tiene el jugador que lleva el balón es mínimo. El futbol moderno se juega con y sin balón, se realizan movimientos para desmarque, para marcar la línea de pase, o para generar espacios que después serán ocupados por un compañero. Tres de los goles de los cementeros caen por movimientos sin balón. En el segundo de ellos, Guerron, que jugó como centrodelantero, hace un movimiento hacia la banda jalando consigo a dos marcadores, y ese espacio libre fue aprovechado por Joao Rojas.


El tercer gol derivo de un movimiento sin balón de Joao cuando la jugada se desempeñaba en el otro sector del campo, y Cruz Azul abre el juego hacia la banda izquierda en relación al ataque de los cementeros con Rosario Cota, que manda un centro, a la llegada solo por la otra banda de Rojas que cerraba la pinza.


Publicar un comentario