Sebastián San Miguel (@Sebas16san)


Cuantos peruanos desearían que la Copa América sea la eliminatoria hacia el mundial. Y es que pareciera que estuvieran condenados a esa tónica: hacer una buena copa mientras que en los encuentros cruciales rumbo al mundial caen de nuevo al bache en que estamos metidos desde hace 36 años. De aquí sale la duda: ¿Por qué Perú no puede mantener un nivel constante para tentar una clasificación al mundial?

Último equipo peruano en un mundial: España 82


Corto plazo

Es una tendencia que al futbolista y al fútbol peruano en general le gustan los resultados a corto plazo, es por esto que en la Copa América les va de maravilla: un mes concentrados y listo. A diferencia de una eliminatoria mundialista donde es un torneo que dura casi tres años y los jugadores vienen en distintos momentos y mentalidades, en más de una ocasión, en la selección peruana, se ha llegado a utilizar casi 100 futbolistas durante una misma eliminatoria, haciendo que no haya una base sólida de jugadores y no alcanzan una regularidad que es la necesaria para quedar entre los primeros 5 lugares y tentar por un clasificación al mundial.

Poca preparación

En Perú hay poca o nula preparación a nivel integral para los nuevos jugadores (enseñarles no solo a patear una pelota sino también a sobreponerse a la adversidad y hacerles entender que con talento no basta ahora, si no se debe estar preparado física y mentalmente) los jugadores jóvenes reciben su primer sueldo se vuelven locos por gastar en todo que quizá no tuvieron: carros, joyas, etc. Cosa que no está mal pero hay que tener los pies en la tierra y aprovechar las oportunidades. El caso de Reimond Manco es una de las situaciones que más se cita, un jugador extraordinario que la mala vida le pasó factura. De ser uno de las mejores promesas sudamericanas a estar de suplente actualmente en Alianza Lima. Esto sin dudas nace a otra problemática: La falta de jugadores seleccionables para representar a la selección nacional.



De cara a futuro

Perú marcha en el octavo puesto de las eliminatorias sudamericanas con tan sólo 8 puntos y sin poder robar siquiera algún punto de visita (desde 2004, Perú no gana de visitante) por lo que Rusia 2018 cada vez se ve más como un sueño. La selección incaica demostró una gran mejoría en estos últimos meses, donde se ve un equipo queriendo jugar a la pelota, tocando, y con bastante rebeldía. Gareca está dejando una base sólida para el futuro, sin embargo, ya está a la vuelta de la esquina Paraguay y Brasil, dos selecciones que vienen en buen momento, se necesitará sacar lo mejor de cada jugador si se quiere llegar a competir de igual a igual en la región.

Publicar un comentario