Jorge Ibarrola (@Jeibarrola)

El ciclo del “Chiqui” Arce comenzó en un complicado trajín. Le tocó enfrentar al campeón de América en el Defensores del Chaco que sorteó con un categórico 2 a 1. El conjunto Paraguayo sorprendió con dos goles tempraneros: el primero fue convertido por Oscar Romero y el segundo por el interminable Paulo Da Silva, finalmente descontó Vidal para la Roja.

La afición estuvo entusiasta. Las claves del juego pasaron por presionar a Chile en todos los sectores del campo que obligaba al error al cuadro trasandino y la pelota parada de Ayala, las proyecciones de Moreira por derecha, la solidez de Riveros en la marca en el medio sector. Santander siempre ganó por arriba y el aporte de Oscar Romero por izquierda sumado a lo bien que entró Almiron en la complementaria fueron las claves para lograr la primera victoria en su ciclo guaraní. El sistema táctico utilizado 4-4-2.

Montevideo

Había que viajar al Centenario donde la albirroja se ha acostumbrado a sacar buenos resultados en las anteriores eliminatorias, pero esta vez no fue así. Luis Suarez y Cavani se encargaron de amargarle la noche al cuadro de Arce; iniciando nuevamente las dudas y las críticas hacia el entrenador. El sistema de juego cambió, así como el estilo. En Montevideo salió con un 4-5-1.

En aquel compromiso arrancaron los hermanos Romero, tanto Ángel por derecha y Óscar por izquierda, dejando solo en punta a Lezcano. Aquel fue el partido de los errores Candia, el del resbalón de Aguilar para el penal, el bajo rendimiento de Ortigoza, la muy pobre labor de Ayala… Óscar se preocupó más de auxiliar a Candia que de jugar con Ángel. La excepción fue Moreira, quien hizo un buen partido: salvó la duda en el último gol de Uruguay con Suarez.


Para el siguiente combo tocó Colombia y Argentina. En el Defensores contra la selección cafetera  la idea fue encarar el partido como lo fue con Chile: no dejar jugar a Colombia con la repetición del sistema 4-4-2. Pero esta vez no resultó. Pekerman lo sorprendió a la albirroja poblando la mitad de la cancha. Paraguay no podía hacer tres pases seguidos. Sobre el final vino una pared entre Bacca y Cardona, quien no perdono y definió sobre Barreto.

Con ese resultado se instaló la tormenta en el público guaraní. La meta era ahora sacar puntos afuera para recuperar los perdidos. Hasta la fecha, contra Colombia ha sido el peor partido de eliminatorias en casa. En aquella fecha, el reemplazante de Santander fue el “Conejo” Benítez, que generó escaso aporte. Las insinuaciones de ataque eran por empuje de Lezcano, mientras Moreira ni Ayala aparecieron por derecha, Óscar intentó por izquierda, pero no tenía compañía. Se intentó con Derlis González por derecha, Cecilio por izquierda y Lucas por el medio, hasta que terminaron Cecilio por derecha, Oscar por dentro, Derlis de punta con Lucas. Nada resultó.

Córdoba

Arce sorprendió cambiando el sistema en un 4-1-4-1. Poniendo en el arco a Villar, a Riveros delante de los defensores, Derlis por derecha, Rojas y Almiron fueron los volantes que se encargaron de generar fútbol, Óscar por izquierda y Ángel de nueve.


Fue un partido casi perfecto e histórico en un gran primer tiempo, donde en un espectacular contragolpe colocó el 0-1. Riveros la recuperó, levantó la cabeza y vio a Ángel. Este eludió al defensor argentino y metió un gran pase para Derlis que se encargó de definir en el palo izquierdo de “Chiquito” Romero para el único grito en el Kempes.

El conjunto albirrojo se olvidó del pelotazo largo se dedicó a jugar y crear sociedades entre Ángel, Óscar, Derlis y Almiron que hacían daños a los defensores argentinos. Alonso cumplió, Moreira cada vez más consolidado en la derecha, convirtiéndose en una de las claves del trabajo querido por Arce. El segundo tiempo con el penal parecía que todo se venía abajo, pero apareció la figura Monumental  de la noche Justo Villar atajandole el penal al Kun Agüero y minutos después salvando una chance clara al mismo jugador.

El balance de la era Arce

De los 12 puntos en disputa sacó 6. El 50% de los puntos deja la chance latente de seguir el sueño, pero hay que poner los pies sobre la tierra y pensar en  lo que viene: Perú en Asunción y Bolivia en la Paz para cerrar el año en zona de clasificación.

Así como notaron, Arce es del estilo que no le gusta jugar a los pelotazos. Al contrario, le gusta jugar al ras del piso y con velocidad. Cuenta con material: Derlis González, los hermanos Romero, Almirón, Rojas y Moreira. En estas fechas eliminatorias utilizó varios sistemas de acuerdo al rival y con los jugadores que  contaba  como el 4-4-2, 4-5-1 y el 4-1-4-1.


Los combos del año próximo serán duros. Le resta Chile en Santiago, Brasil de visita y Colombia en Barranquilla.

Publicar un comentario