Cosme González (@CosmeGonzalez)


El Clásico Nacional volvía al Estadio Azteca, ahora para una semifinal de la Copa MX. El encuentro más reciente había dejado como triunfador a los de Almeya por marcador de 3 a 0, con los de Coapa aún comandados por Ignacio Ambriz. Almeyda vuelve a ganar la partida, aunque ahora sobre Ricardo Antonio Lavolpe, y con final que se dirimió en penales, Chivas avanza a la final.

1.- Lavolpisimo


No había mejor escenario que un Clásico Nacional entre América y Chivas para el regreso del tradicional parado del “Bigotón”: el 1-5-3-2. En defensa central saltaron Paolo Goltz, Pablo Aguilar y Bruno Valdéz, como carrilero por izquierda Osmar Mares y por derecha Gil Burón. El medio campo estaba conformado por “Chepe” Guerrero como contención, interior por izquierda William Da Silva, y por derecha Rubens Sambuesa. Arriba, Oribe Peralta acompañado de Michael Arroyo.


2.- América sin balón

Es conocido de Ricardo Antonio Lavolpe la facilidad que tiene para modificar formaciones durante el juego. América sin balón mostró dos formas de defender, y esto respondía a un solo jugador del Guadalajara: el movimiento de Cisneros daba la pauta para la formación que los de Coapa debían de tomar. Cuando Cisneros, que jugó como volante por izquierda en relación al ataque rojiblanco, se quedaba en la banda, los locales optaban por el 1-5-3-2 para defender.


Cuando Cisneros se botaba para recibir balón, Gil Buron que era su marcador, salía en su compañía para evitar que recibiera con facilidad formando un 1-4-1-4-1, en que quedaba como lateral derecho Bruno Valdéz. “Chepe” ocupaba el espacio entre líneas para hacer la marca casi personal al “Gullit” Peña que se desempeñó como media punta.


3.- Transición americanista

Para que un contragolpe sea eficaz necesita tres cuestiones: ser rápido, conciso y vertical. Así es como cae el gol americanista, en una desbandada después de un tiro de esquina en contra, Oribe abre a la banda jalando a dos marcadores y dejando toda la parcela izquierda en relación al ataque americanista para la velocidad de Michael Arroyo en mano a mano con Jair Pereira.


Posteriormente, ya con la ventaja en el marcador, los del “Bigotón” optaron por defenderse bien y salir rápido, parando con la formación de inicio, el 1-5-3-2, con transiciones defensa ataque rápidas, en donde los protagonistas eran casi siempre Oribe Peralta, Michael Arroyo y a ellos se les sumaba Rubens Sambueza, muchas veces generando el mano a mano contra los defensores del Rebaño Sagrado.


4.- Presión Chiva

La salida de los equipos comandados por Ricardo Antonio Lavolpe es reconocida a nivel mundial, incluso el entrenador internacional Pep Guardiola, ha halagado el juego de los equipos del “Bigotón”. En un artículo llamado “Salir de novios”, del entrenador catalán para el diario “El País” define la salida con balón de Lavolpe de la siguiente manera: “Lavolpe obliga a otra cosa. Obliga a salir jugando, que no es otra cosa que jugadores y pelota avancen juntos, al mismo tiempo. Si lo hace uno solo no hay premio, no vale. Han de hacerlo juntos. Como lo hacen los novios cuando salen juntos.” Es por eso que Matias Almeyda mandó a hacer presión alta en la salida para obligarlos  a saltar líneas y  hacer juego directo.


En más palabras de Pep: “Al más mínimo error en un pase, o no ensanchar el campo estirándolo como si fuera una goma hasta las líneas de banda, o no jugar con el portero cuando se debía jugar, repito al más mínimo error, vuelta a empezar. Para, corrige, grita y vuelta a empezar. Una y otra vez. Cientos de veces hasta que sus tres defensores hagan de novios durante 30 minutos. Ellos y la pelota


5.- Factor Almeyda
El “Pelado” saltó a la cancha del Estadio Azteca con su formación tradicional de 1-4-4-1-1. “Gallito” Vázquez y Néstor Calderón saltaron como contenciones, abiertos por izquierda Cisneros y por derecha López. Media punta Peña y arriba como “9” Pulido. En repetidas ocasiones se vio al tamaulipeco muy solo en la delantera rojiblanca, facilitando la labor a los de Coapa haciendo hasta un 3 a 1, y si sumamos que “Chepe” marcaba a Peña se formaba un 4 a 2, siempre en superioridad americanista.


Para el segundo tiempo Matías le ganó la partida a Ricardo con los movimientos, sacó a Peña y Calderón, y mandó a la cancha a Brizuela y a Orbelin Pineda, con el ingreso de este último, “Gallito” quedó como único contención, y  Pulido ya tenía un socio en la delantera quedando como media punta la “Chofis” López. Los movimientos diagonales hacia el área que hicieron Brizuela por derecha y Cisneros por izquierda obligaron a que los 5 defensores cremas ocuparan el pasillo central, dejando los pasillos laterales completamente libres para las incorporaciones de los laterales Jesús Sánchez y Miguel Ponce. Vázquez se convirtió en el eje de lanza, metiendo a los americanistas en su campo.


Publicar un comentario