Hovannes Marsuian (@HMarsuian_)

El primero de febrero del 2016 fue la fecha en la cual el Manchester City anunció la llegada de Josep Guardiola para la temporada 2016/2017. El técnico español se convirtió en el líder del nuevo proyecto del equipo inglés. Con el aviso, empezó la sucesión de rumores sobre quién iba a dejar el conjunto citizen. Uno de los más nombrados fue Fernandinho. El jugador nacido en Brasil no se acopló perfectamente con Pellegrini y por sus características se pensó que no encajaría en la idea de juego de Pep. Sin embargo, Guardiola tenía un lugar especial para el brasileño en su sistema.

Guardiola llegó y demostró su confianza con Fernandinho. Se convirtió en el único mediocentro en el sistema del español. Claro, por ahora, ya que Gündoğan – que también debería y podría pelear los dos puestos de interior con De Bruyne y Silva – se está recuperando; pero el brasileño superó a Delph, Fernando y Yaya Touré. Una función nueva, prácticamente, para Fernandinho; ya que, cuando ha jugado de pivote, normalmente, estuvo acompañado.

En estos primeros partidos de la temporada 16/17, se ha notado un crecimiento futbolístico en Fernandinho. Adaptado a la idea de juego de Pep y a su tarea dentro del campo. Gran comportamiento y posicionamiento defensivo. Anticipa, corta, recupera. Fuerte físicamente. Posee paciencia para trabajar la salida del balón. Conducción y toca bien. Sabe cómo y cuándo realizar movimientos ofensivos.


Fernandinho es un jugador inteligente y comprende que bajo el mandato de Guardiola no puede ser estático. Debe poseer movilidad con y sin el balón. Ser ágil.


En la salida del balón, el rol de Fernandinho es recibir totalmente cerca de los centrales o entre ellos, para producir una salida lavolpiana. Ocupando sitios distintos, liberando sus propios espacios y dejándole hueco a los laterales, que con Guardiola trabajan mucho el movimiento como falsos interiores. Obteniendo superioridad numérica por dentro.

Foto de @leoffmiranda / Foto de @JM_navarrete

Contra el Manchester United, Stones se movió por momentos como "5"; ya que, Fernandinho, con sus constantes movimientos entre los centrales, ocupó algunos de sus espacios. El central inglés se ofreció, en una línea más adelantada, como receptor al pase del brasileño para que no buscar el error. El comportamiento de Fernandinho y el contexto del juego lo acercan a jugar como central; también, influye su problema en el juego de espaldas.


El mayor problema de Fernandinho con el City de Guardiola es que con la rapidez y la verticalidad, muy de Premier, que se está imponiendo en el conjunto inglés, existen dificultades cuando la pierden; ya que, los agarran mal posicionados en defensa. Y el equipo no resguarda a Fernandinho, jugador que posee fallas en el juego de espaldas. En conclusión, con el balón, hay poca pausa – tema extraño; ya que, Guardiola busca siempre este recurso. Lo intenta en el City, pero todavía no lo consigue – y sin él, en cada perdida en campo rival, sufre en el retroceso. El brasileño entiende el sistema, pero todavía no se siente en su totalidad cómodo.

El Manchester City de Guardiola se está construyendo. Un equipo que, por ahora, da sus primeros pasos. Y que todavía no puede controlar/dominar a su rival durante los 90 minutos. El técnico español tiene mucho trabajo por delante. Habrá que ver cómo intenta ajustar el sistema y en el rol de Fernandinho para que logre la perfección.


Guardiola: "Fernandinho puede jugar en 10 posiciones. Me gusta que los centrocampistas jueguen de centrales porque pueden dar buenos pases."

Publicar un comentario