Nacho Moreno (@NachoMoreno_6)

Para gran parte del público futbolístico en España el nombre de Daniel Torres (Cáqueza, 15 de noviembre de 1989) era prácticamente desconocido. A día de hoy, el mediocentro colombiano ha ido ganándose la confianza del técnico Mauricio Pellegrino a base de buen hacer en el terreno de juego, y por consiguiente, un nombre en el panorama futbolístico hispano. El ex de Santa Fe se ha ido poco a poco convirtiendo en una pieza clave en la medular alavesista,  gracias a un amplio conocimiento táctico, su capacidad defensiva y a su notable resistencia en el terreno de juego.

Hoy en día , el fútbol está teñido por las grandes marcas, los focos o las filigranas, pero como bien sabe la gente de fútbol, jugadores como Daniel Torres se echan a faltar por su sencillez a la hora de jugar el balón y su más que correcto posicionamiento en el campo. Se podría calificar como mediocentro defensivo puro, pero sus cualidades técnicas, tácticas y el peso que tiene en su nuevo equipo y lo llevan a convertirse en algo más que un mero pivote.

Se comenzará a analizar su juego comenzando por el aspecto defensivo:

En cuanto a la defensa, es importante resaltar la función que tiene el de Cáqueza en el esquema de Pellegrino: Su capacidad física le permite realizar permutas y coberturas tanto a laterales como centrales, llegando hasta área propia si es necesario y con un alto grado de agresividad para arrebatar el balón a sus rivales.


Además, sus conocimientos tácticos y de posicionamiento le permiten siempre colocarse en posibles líneas de pase rivales, desembocando en el inicio de una contra o la elaboración de una jugada más “consistente”.


Aspecto ofensivo:

Se puede decir que la hoja de ruta de Pellegrino si Daniel Torres está en el verde basa en darle mucha importancia al colombiano en las labores del inicio de la jugada. Tanto es así que el otro mediocentro que le suele acompañar normalmente (Marcos Llorente) queda secundado a tareas más complementarias. Es por ello que la primera opción de pase si uno de los dos centrales o los laterales tienen el balón en el comienzo de la elaboración de una jugada es Torres, que debe de ser el encargado de ir gestando la jugada por medio de la combinación o el desplazamiento en largo.


Sus movimientos cuando el equipo rival se encuentra presionando en tres cuartos de campo son geniales, ya que por medio de estos crea espacios que el mismo aprovecha, encontrándose libre de marca y teniendo diversas opciones de pase fácil.



No hay duda de que la inteligencia y el conocimiento del plano táctico hacen al jugador uno de los imprescindibles en la plantilla vasca nada más aterrizar en el país. Es obvio que si sigue dando este rendimiento, pronto se erigirá como uno de los mediocentros más valiosos de la Liga Santander de España.

Por último, recordar una anécdota sobre el jugador en su paso por el Independiente de Santa Fe. En el año 2012, llegaban al duelo ante Millonarios con una racha de siete partidos sin saborear la victoria. Esto probablemente no era lo peor, ya que Santa Fe llevaba 36 años sin poder tumbar a Millonarios, lo que fue considerado por Sandra Merino, guía espiritual, una maldición que tenía su cura. La guía decidió telefoneas al presidente de Santa Fe, asegurándole que ella conocía la clave para dar la vuelta a la situación. Uno de los ritos que practicó la guía a la plantilla de los albirrojos estaba basado en un salmo bíblico, por el cual los jugadores debían de pisar el terreno de juego descalzos antes de cada partido. Finalmente, la maldición tuvo su fin y Santa Fe consiguió derrotar a Millonarios, además de alzarse con el trofeo Apertura. Desde entonces, Daniel Torres realiza este ritual, y desde que llegó a España, pisa descalzo el césped antes de cada encuentro.





Publicar un comentario