Juan Mercado (@MercadoEscribe) en el @ElDoradoMGN

Hasta el juego ante la Universidad Católica de Ecuador, la paradoja que afligía al Independiente Medellín de Leonel Álvarez quedó más o menos clara. El decano cuenta con una nómina altamente atlética, entre la cual figuran Didier Moreno, Luis Carlos Arias, John Hernández y Juan Fernando Caicedo. Dicho esto, el DIM es proclive a destacar en partidos de ida y vuelta donde broten los espacios para correr. En contraste, Christian Marrugo brilla por un fútbol rumiante, y entre pase y pausa va forjando una bola de nieve que termina arrollando al rival. He aquí la paradoja: el frenesí de las mayorías podría terminar obviando la pachorra del mejor.

Ayer, después de la victoria ante Sportivo Luqueño en el Atanasio Girardot, pareciera que en la cabeza de Leonel Álvarez no hubo lugar a paradojas. El entrenador del Medellín, consciente de la facultad atlética de los suyos, dio rienda suelta a Goma Hernández, y aceptó la premisa del furor. Ahora el DIM es confesamente vertiginoso; ahora invade masivamente el área rival y, sobre todo; ahora Marrugo es más necesario que nunca.

Que el DIM ataque con desenfreno se traduce en que el capitán ya no es quien imparte el discurso. Todo lo contrario: la pausa de Marrugo es un matiz, un detalle, un recurso. Pero el cartagenero, en tanto segundo concepto, es vida para este nuevo Medellín. Aunque ya no es tan partícipe del cómo atacar, sigue dictando el cuándo y el dónde, más que nunca.

Independiente Medellín no es un equipo brillante, ni mucho menos. Ahora que su plan se decantó por los ataques frenéticos y masivos suele quedar expuesto a sufrir en los contragolpes. Didier Moreno no resulta suficiente para solventar el problema. Todo lo contrario: sus desajustes defensivos profundizan los momentos críticos. No obstante, Leonel Álvarez cuenta con Leonardo Castro y Christian Marrugo, dos tesoros capaces de hacer ver bien al DIM en tan sólo una jugada. En esta Copa Sudamericana, el poderoso llegará hasta donde su capitán lo permita.

Publicar un comentario