John Alegrías (@Culpable_) en @ElDoradoMGN

El fútbol, como la misma vida, reclama atributos necesarios para desarrollar un tipo de comportamiento enfocado a brindar el mejor rendimiento dentro de cualquier contexto. Estas facultades se ponen en marcha dentro de la práctica (futbolística) sometiéndolas a niveles de exigencia que añaden un valor específico: la enseñanza. Esta última, sin tener la más mínima duda, debe rodearse de una experiencia o de un recorrido que  Mario Alberto Yepes está soldando en un Deportivo Cali que no ha logrado establecer una definición como equipo.

La llegada de Mario Alberto Yepes se produjo en un momento de inestabilidad en el juego del Deportivo Cali. No había mejor pecho para poner a la inclemente brisa que azotaba en la comarca azucarera. En su primera experiencia como director técnico al mando del equipo de sus amores debía alterar, de alguna forma, el transitar del equipo. Hacerse a las riendas de un plantel en un momento de altísima fragilidad iba a poner a prueba su capacidad para transformar un ambiente hostil dentro de un vestuario que llevaba un inicio de año convulso tras la eliminación catastrófica en la Copa Libertadores.

Su debut contra Bucaramanga y su primera fase dentro del banquillo dejaron cosas para rescatar: hizo ver al equipo más compacto, las líneas reflejaron mayor orden, funciones pertinentes dentro del césped, jugadores con mayor convicción, sentido posicional y, aunque la duda pasaba por el semblante ofensivo, Mario logró ofrecer una intención en ataque que se mostraba, por lo menos, alentadora. Y lo era porque sus jugadores (Borré, Preciado, Casierra, Sambueza, Roa y Benedetti) no podían expresar más que un aire fresco en campo rival. De entrada había corregido varios desajustes especialmente en fase defensiva pero, por ser eventual, era imposible determinar su perfil en su nuevo rol. Es claro, lo estaba construyendo y llegaba la hora para fabricar su plantilla, erigir una estructura y darle un santo al juego.

Yepes realizó incorporaciones según necesidades del equipo, dejando ver criterio a la hora de elegir los jugadores para proyectar una identidad. Comenzó a abastecerse de recursos quedando como tarea demostrar su perfil como entrenador. ¿Qué tanto iba a exprimir Yepes la nómina? ¿Lograría robustecer al equipo con sus pensamientos futbolísticos? ¿Qué imagen de Deportivo Cali construiría? En principio su estrategia se basó en probar relaciones, funcionamientos y dinámicas. Quería observar con qué contaba para luego inclinarse por características que ayudaran a decantar un once inicialista. No lo hizo y tampoco en su rol como entrenador no ha podido labrar ni encontrar el camino. Y todo esto soportado en su indecisión, fragilidad para exponer un plan de juego, confusión en su gestión del banco para restaurar el juego; exhibiendo un vacío táctico ineludible que toma fuerza ante la irregularidad futbolística del conjunto partido a partido. Hasta ahora el proyecto atraviesa por tierras movedizas, pues no hay un equipo definido, no se logra reconocer a qué juega Deportivo Cali y lo hecho hasta ahora no persuade. Hay que revitalizar, urge un impulso.

Publicar un comentario