Por: Sebastian San Miguel (@Sebas16San)

Neka le dicen, Óscar es su nombre, Vílchez es su apellido. Oscar Vílchez es de aquellos jugadores que dicen que nunca es tarde para ser útil en la selección de tu país ni mucho menos para el equipo al que representas. Es como un buen vino: mientras más añejo sea, es mejor.

Comenzó en las divisiones menores de Alianza Lima donde debutó en 2004. Años más tarde sería dado a préstamo a diversos equipos fuera de Lima. Volvió en 2009 a Alianza luego de sufrir una grave lesión, sin embargo en 2012 se fue por falta de pago, pasándose a Sporting Cristal donde sería campeón nacional. Después fichó por el Juan Aurich a pedido expreso del entrenador Roberto Mosquera, jugó una Copa Libertadores durante su estancia en Chiclayo; este año volvió a su club de origen, Alianza Lima, también por pedido de Mosquera, quien tiene como objetivo salir campeón luego de 10 años el equipo de La Victoria.

Vílchez, dentro de la irregularidad de su equipo, es uno de los que ha mantenido un alto nivel de juego durante el campeonato peruano, es por eso que fue el único convocado de Alianza a la selección peruana para los partidos con Venezuela y Uruguay, aunque también había sido convocado para jugar contra Paraguay y Brasil, sin embargo en estos cuatro partidos no pudo hacer su debut con la selección.

Gareca, sin embargo, lo siguió llamando a la selección y se le presentó el momento para que participe en la Copa América centenario, siendo uno de los puntos fuertes del equipo peruano, destacando en el partido con Ecuador y con Brasil, donde lograrían una victoria histórica. Siendo el nexo entre la defensa y los mediocampistas, jugó de titular todos los partidos de la selección en el certamen, reafirmando la confianza que le tenía el profesor Gareca.

Después de una excelente Copa América, varios equipos lo apuntaron en su lista de deseos. Entre los rumoreados se encontraba: Atlético Nacional, que sería campeón de la Copa Libertadores; Gimnasia y Esgrima de la Plata y Talleres de Córdoba. Sin embargo Alianza Lima no lo quiso soltar, pues para el técnico Mosquera “es un jugador indispensable y lo necesitamos para campeonar”.

A pesar de sus 30 años, Neka aún tiene para dar, siendo un jugador aplicado en la marca y listo para soltar el pase preciso hacia los volantes o incluso a los propios delanteros, llegando a jugar de media punta. Sin duda Oscar aún no siente los años y reafirma la frase: “Con los años no se pierde la calidad”, junto con Renato Tapia, son actualmente, los mejores contenciones de Perú y que se necesitará estar bien ordenado en defensa y atacar con rapidez para lograr los puntos contra Bolivia y Ecuador. 

Publicar un comentario