Armando Peña (@SoyArmador)


Caracterizado por el carisma de su país natal conjugada con una mesura que define la personalidad analítica, amistosa y edulcorada de Lucas Baldin, originario de la región de Taubaté en Sao Paulo, Brasil, es un joven futbolista (25) y economista profesional que emigró a muy temprana edad de su nación, sin embargo nunca descuidó sus dos pasiones: el fútbol y el aprendizaje.

Actualmente, es el único brasileño que milita en la Primera División en Venezuela. Factor del cual es consiente pero no le incomoda: “La presión siempre la va a haber por el hecho de ser extranjero, no solo por ser brasileño, siempre tenemos que dar un poco más, un extra.”, comentó Lucas para La Pizarra del DT. Se desarrolló en México, allí llegó a los 13 años debido a la mudanza de su familia, en Brasil tuvo un paso por las inferiores del Vitória, ya en tierras aztecas jugó en las fuerzas básicas del Cruz Azul y posteriormente del Toluca. “Por problemas de papeles, era complicado hacer el salto al primer equipo, quería hacer una carrera y me fui a Estados Unidos” confesó el jugador.

Se graduó de Economista en la Universidad del Sur de Florida, donde también inició a los 19 años su andar en el balompié estadounidense con los Toros, el equipo de “soccer” de esa institución.  Su gran desempeño lo llevó ir a distintos conjuntos como Academy Bradenton (allí jugó el venezolano Bernado Añor  en 2010), Reading United, la filial del Seattle Sounders, segunda etapa en el Reading United y por último Real Monarchs, filial del Real Salt Lake. Cronológicamente en cada año del 2010 al 2015 jugó en diferentes equipos.

Para comienzos del 2016, Baldin iba firmar con Patriotas de Colombia, pero “mi representante Gerardo Hernández me llamó y me dijo del interés  del Deportivo Lara, que había un proyecto interesante, era un equipo que a pesar de lo que pasaba en el fútbol venezolano hacía bien las cosas”, de esa manera reforzó en aquel entonces el plantel de Ali Cañas para el Torneo Apertura. Firmó por un año y se convirtió en el tercer nacido en Brasil en jugar con la entidad larense tras Leonardo Rocha y Marcelo Da Silva.


Su llegada fue agraciada por conseguir “un equipo llena de buenas personas, desde la directiva y todo el plantel”, llegó sin sorpresas por el nivel del fútbol venezolano: “No fue ningún shock porque sabía que me iba a encontrar a jugadorazos, puedes rescatar buenos jugadores en cualquier equipo. Principalmente técnicamente. Talento hay de sobra”, afirmó el graduado en economía.

Sobre su residencia en Barquisimeto, se declara conforme y satisfecho “Hay tres cosas que me encanta de la ciudad: primero, la tranquilidad, se vive súper bien. Segundo las personas, todos me han recibido con los brazos abiertos y tres los cachitos de La Alianza (risas)”. Se relacionó fácilmente con sus compañeros, especialmente con el hoy jugador del Karmiotissa chipriota, Rubén Arocha: “Fue una persona que me ayudó demasiado, teníamos amigos en común y la amistad fue inmediata, somos parecidos en la manera de ser y de jugar.”

Baldin es un futbolista técnico, sin muchas virtudes físicas que lo enmienda con una pegada educada, claridad para salir jugando, conocimiento táctico, juega sencillo,  se desenvuelve como volante de primera línea, mixto y ofensivo.  Su mejor versión la encuentra jugando de ocho: “Me identifico mucho con Hernanes, tuve la fortuna de verlo desarrollar en el Sao Paulo. Me gusta aprender de él.”

Desde pequeño encontró un ídolo que moldeara su estilo de vida dentro y fuera del fútbol: “Kaká, siempre ha sido un icono para mí, no solo la manera como juega, sino como es él. Se me hace un ejemplo de persona, un ejemplo de profesional, nunca está metido en problemas. Crecer viéndolo jugar fue muy importante para mi desarrollo”, características que intenta emular en el campo laboral.

Para Lucas, ser una persona estudiada potencia sus cualidades como jugador, el graduado en economía es un apasionado por la constante adquisición de conocimiento: “Todo lo que uno pueda aprender se puede reflejar dentro de la cancha, uno razona más, tiene más tranquilidad, todas las cosas que aprendes influyen dentro de la cancha. Eso me ha ayudado a analizar mejor las circunstancias del juego.”

Hincha del Esporte Clube Taubaté, equipo de su ciudad, anhela uno de sus grandes sueños que es volver a Brasil y jugar en Primera. Su aventura con el Deportivo Lara todavía no ha alcanzado los picos altos de la ambición del brasileño, quien se mantiene expectante a que pueda conseguir su mejor versión y cosechar éxitos individuales y colectivos con el equipo rojinegro.


Ese es Lucas Baldin, un amante del jogo y los estudios.

Publicar un comentario