Gabriel González (@Gabochini)

He decidido, luego de presenciar una de las tantas noches de buen fútbol que demuestra el Zamora Fútbol Club, escribir sobre el conjunto anteriormente mencionado. La premisa fue el Zamora-Aragua, disputado en el estadio Agustín Tovar de La Carolina, casa del equipo protagonista de este artículo. Luego de una noche de buen fútbol plasmado en el terreno, mis ganas de escribir un poco no se amilanaron. Por eso, básicamente, redacto esto.

El Zamora Fútbol Club es ejemplar, modélico; es paradigmático. Equipo que, hasta la fecha, no ha sido derrotado por ningún equipo en el Torneo Clausura 2016 de la máxima categoría del fútbol venezolano, y, hoy por hoy, se analiza utópico que algún conjunto pueda acabar con esta superioridad avasallante en el balompié nacional.

El partido terminó 3-0, pero hoy, "es lo de menos". Hoy quiero escribir sobre la importancia que tiene crear, amoldear y desarrollar un  proyecto serio, y el Zamora Fútbol Club, es el ejemplo perfecto de los frutos que pueden generarse si estos pasos se llevan a cabo al pie de la letra y se ejecutan de manera acorde.

Sin miedo a equivocarse, Francesco Stifano está convencido y tiene todas sus convicciones claras sobre cómo quiere que su equipo juegue y se ajuste a lo que exige el partido. Sus jugadores están claros de esto. Por esa razón, se ve en cancha un equipo muy engranado que, aun faltando piezas fundamentales en el once titular, sigue disputando los partidos de la misma forma; el libreto no cambia, y el jugador que entre aportará lo que tenga que aportar de una manera idónea.

Ejemplo de ello es el transitar de este campeonato, donde el equipo barinés ha sufrido varias ausencias de jugadores importantes, como la que tiene ahora, la de Yeferson Soteldo, jugador habitual en el once titular y de los mejores de este equipo que no ha estado presente en los últimos encuentros por su participación en el Torneo COTIF, representando a Venezuela, y, aun así, es líder del campeonato de forma invicta.

Una de las más flamantes incorporaciones para este torneo fue la de Richard Blanco, ex-delantero de Mineros de Guayana que desde este campeonato, hace vida en Zamora FC. Incorporación que no ha hecho más que aportar muy buenas cosas a la ofensiva blanquinegra. El jugador se adaptó rápidamente al equipo y ha demostrado cualidades, no solo goleadoras, sino asociativas y para dar pelotas de gol. Junto a Pedro Ramírez, enganche y figura de este cuadro, hacen una de las duplas más temidas de Venezuela. El delantero destacaba recién llegado al equipo "es imposible no jugar bien con tantos buenos jugadores a tu alrededor". Y así es con el resto de los jugadores. Todos son protagonistas y no les cuesta nada hacer su juego en este equipo por las grandes variantes que posee y por su funcionamiento aceitado a la perfección.

Viendo este equipo, da la impresión de que, entre quien entre, cumplirá bien su trabajo por la propuesta de juego que plasma Zamora en cancha. Y la impresión deja de ser eso cuando Stifano llama a cualquier suplente para que salga a la cancha. Los resultados de todo esto van acompañados de, por supuesto, grandes jugadores, por lo tanto, la rotación que pueda hacer el técnico no es algo que preocupe mucho a simpatizantes y aficionados. Un juego basado en tocar y tener mayormente la pelota, ser protagonistas, defender muy bien pero atacar mejor y aprovechar circunstancias de partido para liquidar a los contrarios, teniendo como arma letal las transiciones rápidas de sus jugadores ofensivos con pelota al pie, son algunas de las cosas que inducen y motivan a ver jugar a este equipo.

Francesco Stifano también ejerce una labor meritoria por la confianza que brinda a los juveniles de la cantera zamorana. No le tiembla el pulso poner a un chico en cancha porque sabe que éste aportará. Es bastante rescatable el interés del DT hacia los jóvenes de las inferiores del equipo, y no es para menos, al ver pibes como Pedro Ramírez, Yeferson Soteldo, Erickson Gallardo, Ronaldo Lucena, entre otros, que han rendido y con creces en el cuadro de blanco y negro. Para conocer más del plan de trabajo e idea del entrenador, recomiendo un artículo del periodista Ignacio Benedetti para El Estímulo. La buena noticia para la afición blanquinegra es que, hace pocos días, su director técnico renovó el contrato con el club barinés por dos años más, apostando de igual forma al proyecto sólido que, sin duda alguna, seguirá dando de qué hablar.

Hoy por hoy, Zamora Fútbol Club es el equipo referencia en Venezuela por todo lo que demuestra en cancha, por cómo se administra, se sigue desarrollando y se autosustenta. En lo personal, me gusta mucho ver jugar al Zamora, siempre se disfruta viendo un equipo que porta la bandera de tener la pelota y proponer siempre, sean cuales sean las circunstancias del partido. Acompañado de resultados positivos, este equipo es referencia para cualquier institución en el balompié sudamericano. Se avecina la Copa Sudamericana, campeonato continental donde creo que sorprenderá a más de uno. Este es el Zamora, equipo que quedará en la memoria de la gente, no solo por los logros que ha obtenido, sino por cómo los ha conseguido.

Publicar un comentario