Diego Sancho (@SanchoDiegoo)


"Necesitamos que los centrocampistas lleguen, chuten y marquen, porque vamos a jugar sin extremos, y un equipo no puede depender del delantero. Los goleadores a veces se secan y nadie sabe por qué. Se lo digo continuamente, a Iniesta, a Cesc, a Silva… Les digo: «¡Usted, usted… Míreme a los ojos, usted puede marcar ocho goles por temporada!». En el fútbol actual un centrocampista sin gol está incompleto.

Luis Aragonés antes de ganar la Eurocopa 2008


Cuando Tony Pulis buscaba un nuevo delantero para su West Bromwich, quería que tuviese condiciones para definir jugadas y participar en transiciones rápidas. Sabía que su sistema no le serviría al potencial ariete para figurar en la tabla de goleadores inglesa; serían reducidas las ocasiones que tendría para marcar. Pulis quería certezas, de modo que optó por Salomón Rondón.

El juego con el que comulga Salo ha sido tildado como poco vistoso. Con el gol a favor, los de Bromwich intentan administrar la ventaja replegando líneas y cediendo la posesión al rival. Lo que no se le ha reconocido suficiente es que cuenta con jugadores para soportar los embates del equipo promedio de la Premier de esta manera. Defender es parte del juego y, guste o no, tiene su mérito. Los equipos del entrenador británico priman esta filosofía lúdica y consiguen mantenerse en la primera división. Dirigentes y fanáticos del equipo ven la ecuación (menos juego, más puntos) favorable para sus aspiraciones. Cuando Rondón hace un gol, normalmente eso es sinónimo de victoria y se marchan de The Hawthorns coreando cánticos.



Pulis ya tiene par de años dirigiendo al West Brom y su proyecto está consolidado en alto vuelo. No así el caso de Rafael Dudamel, que le ofrecieron a la selección nacional como al piloto que le ofrecen el volante de un avión en picada. Ambos entrenadores tienen la responsabilidad de sacar a su equipo adelante compitiendo, primero, y sumando puntos, después. La convivencia y continuidad de acción del entrenador de clubes le da oportunidad de trabajar por varias horas en las que puede brotar de su equipo la idea de juego. El seleccionador envidia este tiempo.

Ante la falta de tiempo no se puede recurrir al positivismo, el seleccionador tiene pausas de varios meses entre cada juego.  En ese plazo apenas se puede comunicar con ellos. El último partido de la Copa América fue en un contexto distinto al próximo de las eliminatorias, y no hubo amistosos de por medio. En vez de un carpintero que va puliendo día tras día su invención, se convierte en un gestor que trata de anticipar y calibrar un sistema maleable. Unir individualidades en pro de ese sistema.

Lo que ambos técnicos tienen en común es que Rondón es la carta ofensiva de sus equipos. El yaracuyano lo monitorea todos los fines de semana y pondera cuáles pueden ser sus potenciales socios. No solo es un delantero que anota sino que ayuda a desmarcar a sus compañeros, arrastrando con su peso de atacante la referencia contraria. Al ser prolijo en el juego aéreo y sagaz dominando el balón a los costados del área, también puede hacer de asistidor.

Para esta fecha FIFA llegan varios futbolistas en condiciones de ayudar a “23” de la selección a que su trabajo sea más fácil, por lo menos más que en Bromwich. En la Copa América logró enlazar ataques posicionales con jugadores como Josef Martínez y Alejandro Guerra, quienes le han acompañado en el incipiente ciclo Dudamel. Sin embargo, por detrás también podría contar con dos pilares asociativos con los que ha jugado poco. 

El primero es Juanpi Añor, que de a poco va perfeccionando sus regates y su control en el último tercio en el Málaga le ha merecido el puesto de mediapunta por el carril central. En esa posición podría ser una alternativa considerable al no contar con Alejandro Guerra para este par de compromisos.

Otro que puede ser émulo de las ferocidades del gladiador es Christian Santos. El recién llegado a la liga española es el único venezolano que ha marcado gol a Brasil en su feudo. De juego aéreo, recurso que comparte al delantero del West Bromwich. Sabe pivotear cuando comparte la punta con otro delantero para habilitarle el pase desde el saque de meta y puede llegar por el costado derecho para centrar. Tiene recursos para hacer un interesante tándem próximo a Rondón, aunque por ahora sea Josef Martínez quien mejor se entienda con Salo en ese sector. Además de acumular más minutos.

Si les parece que Rondón tiene varios satélites de juego con quienes asociarse, no olviden que hemos omitido a Adalberto Peñaranda. El Salomón Rondón que se avecina parece tener ventajas competitivas que en Inglaterra carece. Será cuestión de que Dudamel logre darle apoyos suficientes a un puntal de su sistema para que aflore la Venezuela más fértil en jugadores de ataque de su historia. No solo abundante en su ecosistema ofensivo, sino con opciones para adaptar las mismas a las debilidades que aquejen sus rivales. 

Publicar un comentario