Cosme González (@CosmeGonzalez


Uno de los partidos con más expectativa de esta jornada se disputaba en la ciudad de Monterrey, entre dos de los mejores planteles del fútbol mexicano, y por tal motivo, serios aspirantes al título del balompié nacional, Cruz Azul visitaba a los Rayados.

Al final, luego de un disputado encuentro desde el punto de vista de la formación y la táctica, el partido terminó en empate a uno.



1. Batalla táctica


Los locales saltaron con la formación 1-4-4-2, mientras que los de la capital con el 1-4-3-3. El ajedrez empezó de inmediato, ya que tanto Ayoví como Castillo tenían la tarea de atacar por el sector izquierdo. Por su parte Tomas Boy, puso como lateral derecho al “Cata” Domínguez, jugador que no es rápido pero sí muy buen marcador. Por el sector derecho, lo tenían Sánchez y Piris, que buscaban hacerle el 2 contra 1 a Aldrete que salió como lateral izquierdo. Cruz Azul buscó tapar la salida de los laterales contrarios con tres delanteros. Guerrón por derecha buscaba tapar la salida de Castillo, y Vázquez por izquierda hacía lo propio con Piris. Mientras que Benítez mantenía ocupados a Basanta y Mier.



2. Factor Gargano

El trabajo de los extremos capitalinos estaba teniendo éxito, ya que ni Piris ni Castillo estaban contribuyendo al ataque por estar más preocupados por defender. Fue entonces cuando Walter Gargano se empezó a botar a la línea de centrales entre Mier y Basanta para darle amplitud a sus laterales, con este movimiento Piris y Castillo dejaban la lateral para convertirse en volantes, y cambiar a una formación 1-3-5-2. Este movimiento obligó a Guerrón y Vázquez a bajar más para seguir a sus marcas, cambiando a una formación de 1-4-5-1 dejando arriba solo a Benítez.



3. Rotación de formaciones

Para el segundo tiempo Mohamed mandó al campo a Cardona con la intención de cambiar la formación a un 1-4-3-3, el medio campo con Gargano de contención, Ortiz y Sánchez de interiores, arriba, extremo por derecha Chará, por izquierda Cardona y de centro delantero Rogelio Funes Mori.


Minutos después de este cambio, tuvo que salir Ortiz por lesión, y en su lugar entró César de la Peña. Esto obligó al “Turco” y a los Rayados a cambiar una vez más su formación a un 1-4-4-2, De la Peña y Gargano contenciones, volante por izquierda Carlos Sánchez y volante por derecha Chará, arriba Cardona, que en ocasiones se botaba para tomar balón y Funes Mori.

Publicar un comentario