Nicolas Saporito (@Nico_Saporito)

La preparación física en el fútbol no resulta un tema menor y con el paso del tiempo adquiere mayor relevancia, a tal punto que ante los malos resultados de un equipo, el preparador físico de un plantel se sienta en el banquillo de los acusados casi a la par del director técnico.

Aquellos que gozaron de los goles y el juego de Labruna, Di Stéfano, Erico, y sin ir más lejos en el tiempo, Alonso o Bochini entre otros, esbozan que el fútbol ya no es lo que era, argumentando que hoy se corre más de lo que se juega. Y aquí ha de venir un tema central: la preparación física de los futbolistas ha evolucionado enormemente con el correr del tiempo, teniendo en cuenta nuevos métodos de entrenamiento y el avance de la tecnología. Los futbolistas son más veloces y el juego se presenta con mayor fricción y roce.

Comienza el año futbolístico y los técnicos piden a gritos contar con los refuerzos para encarar la pretemporada. Saben que un jugador que pierde días de entrenamiento sufrirá las consecuencias en el medio de las competiciones y dará notables ventajas físicas. Es tal la importancia de la pretemporada para los directores técnicos, que en reiteradas ocasiones dejan a las claras el fastidio que les provoca tener que afrontar compromisos futbolísticos que, por cuestiones contractuales, se deben cumplir en el medio de la misma. La cuestión es que no sólo ante los malos resultados futbolísticos se pone en el tapete al preparador físico, sino que también los fantasmas de las lesiones comienzan a aparecer y se escucha que hay exceso de entrenamiento, o por el contrario, que no se trabajó lo suficiente durante la pretemporada.

Por otro lado, mucho se habla de la rotación utilizada tan a menudo por los técnicos al momento de afrontar doble competencia (léase torneo local y Copa Libertadores o Sudamericana). ¿Es tan necesaria esa rotación? La realidad evidencia que el calendario en Sudamérica es considerablemente exigente para los equipos que disputan copas internacionales, donde los trayectos a recorrer son muy amplios. El desgaste que sufren los planteles es sin lugar a dudas un factor clave al momento de considerar los motivos que generan las lesiones o las muestras de cansancio físico de los equipos. Las estadísticas reflejan que ningún equipo argentino logró en el mismo semestre coronarse con el torneo local y la copa internacional más importante a nivel de clubes en el continente americano. Los kilómetros acumulados por los planteles generan tal desgaste, que al técnico no le queda otra opción que volcarse a un torneo y utilizar equipos alternativos, por lo general, en el torneo local.

El fútbol sudamericano requiere indefectiblemente una mejor organización y un calendario menos exigente. ¿Es posible imitar el modelo europeo jugando de manera anual y a la par los torneos internacionales tal como ocurre con la Champions League y la Europa League? Es una posibilidad que en los últimos tiempos ha ido adquiriendo mayor fuerza.

Así como el cuerpo técnico espera un comportamiento responsable de los futbolistas al momento de entrenar, alimentarse y descansar, un calendario organizado y pre-pactado desde el inicio de la temporada, le permitirá al preparador físico lograr la planificación necesaria para desarrollar su trabajo con una idea clara, optimizando los recursos con los que cuenta. De esta manera, el combo entrenamiento-alimentación-descanso permitirá evitar lesiones y desgaste físico innecesario, logrando que el público disfrute ver a su equipo desplegando su juego con todas sus figuras.

Publicar un comentario