Estudiantes de Mérida F.C

Por: Damián Cloquell (@DamianCloquell)

Sistema de juego

El equipo estudiantil planteará un 4-4-2, donde constantemente subirán sus laterales a fase ofensiva, una media cancha muy dinámica, un volante de primera línea se queda para conectar con la defensa, el otro se convierte en el pase hacia la zona de creación y por momentos se incorpora a fase ofensiva. Dos volantes irreverentes, Azuaje desequilibrante y rápido, complementado con Arenas, cerebro pensante de habilitación y juego colectivo. Gustavo Páez es el delantero que llega por fuera, por momentos baja a juntarse con Arenas y Azuaje, finalmente el mexicano Lorenzo Rodríguez está llamado a ser el titán del área contraria.


Tres puntos negativos

El primero de ellos es la defensa. Fue la zona más golpeada el torneo anterior y a priori no parece haberse reforzado de la manera que se esperaba. Todo indica que tendrá 6 nuevos jugadores en el 11 inicial y necesita tiempo para acoplar la idea futbolista, pues estos llegaron a formar la columna vertebral del equipo. Por último, la profundidad en su nómina, se viene un semestre de muchos partidos por Copa Venezuela y torneo, y aunque el objetivo local es clasificar al octogonal, no dejaran del todo la Copa, el tema es que en zonas como la defensiva y la delantera no hay profundidad. 

Historia en Venezuela

Estudiantes de Mérida fue fundado en 1971, el equipo tomó los colores del Athletic de Bilbao y en su primer torneo, disputado en su año de nacimiento, se coronó campeón de la Copa Venezuela, título que repitió en 1975. Durante esa década de los setentas fue protagonista principal de los torneos, mismos donde ocupó los 3 primeros lugares durante 6 años consecutivos, pero sin conquistar la ansiada primera estrella.

La década de los ochentas fue más benevolente en el rubro estrellas, su primer lauro en 1980 y su segundo en 1985 así lo confirman. Continuando con la estela de los setentas, hasta el año de 1987, con la salvedad de 1983 y 1984, era un equipo prácticamente imbatible como local, sus juegos disputados en horas del mediodía en el estadio Guillermo Soto Rosa eran un dolor de cabeza para la visita. Además, pasaron por sus filas jugadores que dejaron una huella imborrable en su afición, entre ellos los goleadores históricos, el uruguayo José Chiazzaro y el criollo Ildemaro Fernández; su máximo ídolo el argentino Juan José Scarpeccio y tantos nombres que hicieron al equipo un grande del fútbol venezolano: Juan Carlos Scaminacci, Hugo Briceño, Carlos Ancheta, Mario Napilotti, Richard Páez, Medardo Cloquell, “Garrapata” Dávila, Isabelino Martínez, Juan Carlos Zambrano, Iván García, Luis Mendoza, Víctor Campaz, René Torres, Héctor Crosta, Carlos Chiappe, Emilio Campos, Carlos Conde, Cassiano, Juan José Pomárico, Mario Omar Méndez, García Siani, Gilberto Ulloa, Eloy Mantilla, Rodolfo Carvajal, Warney Da Silva, Germán Montero, José Luis Bottalico, “Chiquichagua” Marín, Asdrúbal Sánchez, Luis Marquiena, Modesto Sandoval, Héctor Minniti, Quijada Torres, Atilio Rodríguez, Miguel Rivas, entre muchos otros.

En el lapso de 1987-1992 el equipo comenzó su primer período negro, peleando por no descender y con resultados lamentables, su recuperación paulatina encontró la explosión en la era Richard Páez, en lo que el técnico definió como la génesis del “Boom Vinotinto”. A finales de los 90, el académico, el rojiblanco o simplemente el equipo del pueblo, destiló fútbol a nivel nacional e internacional, en 1999 quedó ubicado en el puesto 43 del ranking mundial de clubes y realizó una Copa Libertadores memorable, estando muy cerca de acceder a las semifinales. Ese equipo no logró obtener título alguno, una injusticia que el fútbol venezolano jamás se perdonará, tres equipos, hoy en día desaparecidos, le quitaron el manjar de la boca, en un par de casos de manera injusta.

Ese último Estudiantes memorable dejó otros protagonistas inolvidables para su afición: Martín Brignani, Ruberth Moran, Hernán Raíces, Miguel Echenaussi, José de Jesús Vera, Ricardo Milillo, José Nabor Gavidea, Andrew Páez, Ricardo David Páez, Gustavo Cardarelli, el “Zurdo” Rojas, Luis Vallenilla Pacheco, Carlos Castro, “El León” Aguirre, Leonel Vielma, entre otros.

Pero llegó el ocaso, la noche más oscura, desde el año 2003 el equipo no pudo levantar cabeza, siempre peleando por no descender, participando en el infierno de segunda división en la temporada 2006/2007 porque bajó en la temporada anterior. Sin poder sacudirse el entorno perdedor desde entonces contó con tres oasis en el desierto, dos finales de Copa Venezuela perdidas ante Deportivo Anzoátegui en 2008 y 2012 y aquellos 15 minutos con el título del clausura 2009 en su poder en la última fecha de dicho torneo.

La política ingresó directamente a Estudiantes en el año 2004, justamente el periodo más doloroso de su historia en cuanto a resultados y organización, el equipo fue más noticia por los desastres administrativos e institucionales que por lo deportivo. Hoy la política no se fue, está pero no involucrada de forma directa como antes, la esperanza de una nueva era ha llegado al “equipo del pueblo".

Estadio


Metropolitano de Mérida con capacidad para 42.200 espectadores.

Entrenador

Ingeniero Raymond Páez Monzón.

Estrella

Winston Azuaje.

Capitán

Leonel Vielma, como segundo capitán Engelberth Briceño.


Aspiración

Clasificar a la fase final del torneo, el octogonal es objetivo claro planteado por directiva, cuerpo técnico y jugadores.

Publicar un comentario